FRANCISCO CONTEMPLARÍA ABOLIR SUMMORUM PONTIFICUM

Nota del Editor: Presentamos la traducción del siguiente artículo original de La Croix por su importancia, recordando a nuestros estimados lectores nuestro compromiso de hacer accesible toda la información que nos permita analizar la situación actual de la Iglesia Católica. No compartimos necesariamente algunas expresiones hechas por los autores en su lengua original y cuyo contexto no siempre es similar al contexto lingüístico de la lengua castellana.

 

Por Nicolas Senèze, LA CROIX. Enviado especial permanente en Roma. 7 de Julio de 2017.

El papa, consciente de las tensiones que podría acarrear para los sacerdotes el elegir su rito, podría aprovechar el acuerdo con los lefebvristas [sic] para reservar el antiguo rito a su única prelatura personal.

En los pasillos del Vaticano, Summorum Pontificum no es realmente un texto de actualidad. Hoy en día parecen ser más importantes las discusiones con la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX) para quienes el texto de Benedicto XVI no ha sido necesariamente una buena noticia: haciéndonos a un lado del debate de la cuestión litúrgica, el papa alemán había permitido en efecto el ir al fondo de los desacuerdos teológicos.

Según la Comisión Ecclesia Dei, encargada en Roma del diálogo con la FSSPX, estos desacuerdos hoy estarían allanados. Sólo falta aún la firma de Mons. Bernard Fellay al final del documento presentado hace ya varios años. « Si no firman, serían realmente estúpidos, pues les hemos hecho un puente de oro » [sic] (S’ils ne signent pas, ils sont vraiment très bêtes, car on leur fait un pont d’or), comenta un observador que ha leído el texto. El superior general de la FSSPX debería firmar después de haber convencido a los más recalcitrantes en el seno de la Fraternidad. Y probablemente antes del verano de 2018, fecha del próximo capítulo general durante el cual, su mandato será puesto en juego. Ser nombrado de por vida a la cabeza de un prelatura le evitaría una reelección complicada.

‘El sacerdote no debe elegir su rito’.

Para Francisco, se trata en primer lugar de un gesto de unidad: partidario de una « diversidad reconciliada » y no de una Iglesia uniforme, él está convencido de que, desde el momento en que la FSSPX se dice católica, ésta tiene su lugar. Resta a saber si los lefebvristas [sic] encontrarán su lugar en la Iglesia pluralista de Francisco. « ¿Qué harán los obispos en las diócesis con la prelatura lefebvrista [sic] de cara a éstos? » pregunta un observador.

Especialista en liturgia, el teólogo Andrea Gallo recuerda por otra parte cómo, en su tiempo, Summorum Pontificum había puesto en dificultad a los obispos, encontrándose de repente entre sacerdotes eligiendo el antiguo rito y una Comisión Ecclesia Dei con una lectura muy extensa del texto. . « Al introducir una elección subjetiva del rito por parte del sacerdote, el motu proprio ha hecho frágil la unidad litúrgica de la Iglesia y ha creado tal vez Iglesias paralelas hasta en las parroquias. Es una ruptura de la tradición », así lo cree.

Este hombre cercano al papa recuerda que, el arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Bergoglio había pedido a un sacerdote, más bien contrario a la forma extraordinaria, celebrar para los fieles tradicionalistas. Precisamente para resaltar que el sacerdote no debe elegir su rito. « El ordinario de la Iglesia no está allí »

Pues al mismo tiempo, el papa argentino comparte con su predecesor una visión muy pragmática del antiguo rito. Así como Benedicto XVI hablaba del « pequeño círculo de quienes utilizan el antiguo misal », Francisco estima que su predecesor « ha hecho un gesto justo y magnánimo para ir al encuentro de una cierta mentalidad de algunos grupos y personas nostálgicas que se habían alejado » (1). Pero él estima que ésta bien se trata de una « excepción » y que « el ordinario de la Iglesia no está allí ». « El Vaticano II y Sacrosanctum Concilium deben ser promovidos tal cual son », el papa afirma que rechaza toda idea de « reforma de la reforma ». [Promovida por Benedicto XVI y por el Cardenal Sarah. N.d.R.]

Según Andrea Grillo, Francisco contemplaría incluso, a futuro, abolir Summorum Pontificum, a partir del momento en que el antiguo rito sería preservado en el seno de la prelatura personal ofrecida a la FSSPX. « Pero no pondrá esto en marcha mientras que Benedicto XVI esté en vida », advierte enseguida.

En espera, este papa para quien las demandas de algunos, « demasiado jóvenes como para haber conocido la liturgia preconciliar », esconden una « rigidez defensiva », se prepara a iniciar un nuevo ciclo de catequesis del miércoles, justamente sobre la liturgia. « Esto muestra su voluntad de tomarse en serio este tema, afirma Andrea Grillo. Pero esa será para él la ocasión de hablar más del contenido de la liturgia que de su forma y de las rúbricas. »

Nicolas Senèze, LA CROIX.


“El Soberano Pontífice ha aprobado estas decisiones”.

En un artículo de Christian Lassale publicado el 1 de Julio de 2017 por Media Presse, se informa que el papa Francisco está requiriendo que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX) acepte una interpretación ortodoxa del Concilio Vaticano II y la validez de la nueva Misa a fin de volver a unirse con la Iglesia Católica.

De acuerdo con Media Presse, la Casa General de la Fraternidad San Pío X acaba de comunicar a todos sus miembros el contenido de una carta del cardenal Gerhard Müller que ha tenido, para los ingenuos, el efecto de una ducha fría, más bien helada. A continuación los primeros extractos (los más “suculentos”):

« La discusión continúa a propósito de cuestiones relativas al pleno restablecimiento de la comunión de vuestra Fraternidad con la Iglesia católica.

A éste propósito, con la aprobación del Soberano Pontífice, he juzgado necesario presentar en la Sesión Ordinaria de nuestra Congregación, reunida el 10 de Mayo pasado, el texto de la Declaración doctrinal que les ha sido transmitida durante el encuentro del 13 de Junio de 2016, como condición necesaria en vista del pleno restablecimiento de la comunión. He aquí a este propósito, las decisiones unánimes de todos los miembros de nuestro Dicasterio:

1)  Es necesario exigir a los miembros de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X la adhesión a la nueva fórmula de la Professio fidei que data de 1988 (cf. adjunto). En consecuencia, ya no es suficiente con pedirles emitir la Professio fidei de 1962.

2)  El nuevo texto de la Declaración doctrinal debe incluir un párrafo en el que los firmantes declaren, de manera explícita, su aceptación de las enseñanzas del Concilio Vaticano II y aquellos del período post conciliar, otorgando a dichas afirmaciones doctrinales el grado de adhesión que les es debido.

3)  Los miembros de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X deben reconocer, no solamente la validez, sino también la legitimidad del Rito de la Santa Misa y de los Sacramentos, según los libros litúrgicos promulgados a partir del Concilio Vaticano II. »

Y el apreciado cardenal concluye, in cauda venenum [sic], que « durante la Audiencia acordada con el Cardenal Prefecto, el 20 de mayo de 2017, el Soberano Pontífice ha aprobado estas decisiones. »

 

[Traducción de Dominus Est. Artículo original]

*permitida su reproducción mencionando a DominusEstBlog.wordpress.com

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: