EL PRÓXIMO PASO DEL PAPA

Por Ross Douthat. THE NEW YORK TIMES. 15 de Julio de 2017.

Para los estándares del pontificado de Francisco, las cosas han estado calladas en Roma durante lo que va de 2017. Las grandes controversias de los dos años previos, el debate acerca de la comunión para divorciados vueltos a casar, han entrado en un estado similar al ahogado en el ajedrez, con desacuerdos entre los obispos de todo el mundo y el propio papa manteniendo un silencio deliberado. Uno de los actos más largos de este pontificado parece haber llegado a su fin; la cuestión es cuánto más drama aún falta por venir.

El último mes ha dado algo de este. En una serie de rápidos eventos, cuatro importantes cardenales han sido removidos del escenario. El primero, George Pell, a cargo de las reformas financieras del Papa y fuerte opositor a la comunión de los divorciados vueltos a casar. Éste ha regresado a su natal Australia para enfrentar cargos por abuso infantil – cargos que o representan una culminante revelación de la involucración de las finanzas de la Iglesia en el asunto, o (como afirman los defensores de Pell) un signo de que el escándalo de los abusos se ha convertido en la excusa para una cacería de brujas judicial.

El segundo cardenal, Gerhard Müller, quien fuese prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, oficina a cargo del cuidado de la doctrina católica. Usualmente hecho a un lado por Francisco, ha caminado por la cuerda floja a causa del documento del Papa acerca del matrimonio, Amoris Laetitia, insistiendo en que este no cambia la enseñanza de la Iglesia en respecto a los vueltos a casar y los sacramentos, ignorando las señales contrarias que el mismo Papa ha dado al respecto. Su término de cinco años en el puesto ha expirado; este término es usualmente renovado, pero no ha sido el caso, y ha sucedido de una manera tan brusca que el usualmente circunspecto alemán se ha quejado públicamente al respecto.

El tercero de los cardenales, Joachim Meisner +, fue un arzobispo emérito de Colonia y un entrañable amigo de Benedicto XVI. Fue uno de los firmantes de las dubiapreguntas públicas de cuatro cardenales dirigidas a Francisco sobre Amoris Laetitia, cuestionando la ortodoxia de esta. Murió mientras dormía a sus 83, poco después de que Müller, su compatriota, hablase con él para comunicarle la noticia de su despido.

Y el cuarto, Angelo Scola, otro confidente de Benedicto XVI, así como fuerte candidato al papado en el último conclave, quien renunció a su puesto como arzobispo de Milán cinco días después de la partida de Müller.

Estas cuatro partidas han tenido un efecto combinado: Han debilitado la resistencia a Francisco en los niveles más altos de la Jerarquía y han levantado una pregunta para lo que le queda por enfrentar al resto de este pontificado: Con la oposición debilitada en los altos niveles y la visión de Benedicto/Juan Pablo II en caída ¿Qué tan lejos piensa llegar el Papa?

Es bastante claro que Francisco tiene amigos y aliados que desean que vaya hacia adelante lo más prontamente posible. Buscan el ambicioso cambio en relación a los divorciados vueltos a casar como un concepto de demostración de cómo la Iglesia puede cambiar en una gran variedad de asuntos, en los que ellos encuentran su propio atractivo y conveniencia – intercomunión con protestantes, sacerdotes casados, relaciones sodomitas, eutanasia, control artificial del nacimiento, y más.

Así también en política, donde la evidente hostilidad del papa hacia el populismo de Trump ha sido afianzada por algunos de sus amigos en una crítica demoledora hacia todo compromiso con la derecha política, y especialmente la alianza Católica Americana con protestantes evangélicos.

Y de la misma manera en asunto litúrgicos, donde se dice que el acercamiento de Francisco a la Fraternidad San Pío X, un grupo que celebra la misa en latín, podría llevar en primer lugar a la reintegración de la ésta y entonces a la supresión de la liturgia pre-Vaticano II para todos – utilizando a la FSSPX de manera efectiva para poner al tradicionalismo en cuarentena.

Si por mucho el pontificado de Francisco ha sido una especie de revolución a medio camino, sus ambiciones rechazadas en cierto modo y sus cambios que permanecen ambiguos, este tipo de ideas harían la revolución mucho más demoledora.

Pero el propio papa se mantiene más cauteloso que sus amigos – los hombres que ha nombrado para reemplazar a Müller y a Scola son moderados, no radicales – y probablemente también más impredecibles.

Sus hombres designados, más liberales, pueden adelantarse a Francisco, como en el caso de Charlie Gard, el convaleciente niño inglés cuyos doctores y gobierno no permitirán a sus padres pagar por dudoso tratamiento. La reformada Pontifica Academia para la Vida del papa, que ahora acepta a miembros simpatizantes con el ‘derecho a decidir’ y la eutanasia, emitió una declaración que parece apoyar al gobierno por encima de los padres. Pero al poco tiempo después, Francisco intervino en apoyo del derecho de los padres, creando una especie de lucha defensiva por parte de sus aliados. Este pequeño ejemplo llega a un asunto mayor. Sabemos que Francisco es un papa liberal, pero fuera del debate de los vueltos a casar, no sabemos qué prioridad le da a cualquier objetivo liberal católico.

Entre muchos liberales hay una ambición palpable, una sensación de que existe una gran oportunidad para derrotar al catolicismo conservador finalmente al alcance de la mano. Pero existe también una ansiedad palpable, ya que el futuro a largo plazo de la Iglesia no es obviamente progresista – no con una creciente Iglesia Africana y una zozobrante [Iglesia] Europea, un sacerdocio cuyas filas más jóvenes son a menudo bastante conservadoras, y poca evidencia de que la era de Francisco haya traído cualquier renovación repentina.

¿Qué tanto comparte Francisco ambos sentimientos – la ambición, la ansiedad? El próximo paso de este papado nos lo dirá.

 

[Traducción de Cruz Galgani. Dominus Est. Artículo original]

*permitida su reproducción mencionando a DominusEstBlog.wordpress.com

 

Portada: Spaziani

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: