Carta de Renuncia como Ministro Extraordinario de la Santa Comunión

Sábado, 06 de febrero 2016

Estimado Reverendo padre Sur…,

Renuncia como Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión

Por favor acepte esta carta como renuncia a mi cargo como Ministro Extraordinario de la Santa Comunión, con efecto inmediato. Confío en que el gran número de ministros extraordinarios designados en nuestra parroquia durante los últimos dos años proporcionará una cobertura adecuada para la posición que dejo.

Mi decisión de renunciar, antes de que termine mi compromiso en 18 meses, se debe a una larga y cuidadosa consideración de todos los factores teológicos y prácticos sobre la Sagrada Comunión, y que voy a explicar a continuación. Me gustaría hacer hincapié sobre mi relación con los líderes del ME (Ministerio de Eucaristía) y los colegas ministros, ha sido siempre armoniosas, y aparte de 4 feligreses que todavía pueden sentirse molestos conmigo por haberles negado la Santa Comunión por no decir ‘Amén’ en el momento justo, creo que mi amistad con los miembros de la familia de la Iglesia de la Sagrada Familia, permanece sólida e intacta.

Mi decisión se reduce a un descubrimiento más profundo de la Sagrada Tradición perteneciente a las sagradas especies. El deseo de ser obediente a las enseñanzas de nuestros Padres de la Iglesia y a los sucesores de San Pedro a lo largo de los siglos, me llevaron a este humilde momento en mi viaje espiritual. Estoy convencido de que los laicos como yo, no están de manera alguna en la posición de manejar y suministrar la Santa Eucaristía. Voy a presentar Escritura, Tradición y las enseñanzas de los Padres de la Iglesia, en particular, Santo Tomás de Aquino, para apoyar mi argumento.

Hace unos 12 meses, tenía curiosidad por descubrir la forma preferida prescrita por la Iglesia a lo largo de los siglos para recibir la Santa Eucaristía. Estaba decidido ir hacia atrás, a los antecedentes, tanto como fuera posible, así que empecé mi estudio sobre documentos de la Iglesia. Estaba ampliamente satisfecho, que en el Catecismo del Concilio de Trento, se menciona que la forma preferida era recibirla la Comunión de rodillas y en la lengua. Curiosamente, también descubrí desde el Catecismo que la Iglesia siempre haprohibido a los laicos tocar las Sagradas Especies. La administración de la Santa Eucaristía a los fieles siempre ha sido reservada a las manos consagradas de los sacerdotes (que actúan ‘in persona Christi’, ‘en la persona de Cristo’), mientras que a los laicos siempre se les ha prohibido tocar el Santísimo Sacramento.

El pasaje clave es la siguiente: “A fin de salvaguardar en todo lo posible la dignidad de sacramento tan augusto, no sólo es el poder de su administración conferido exclusivamente a sacerdotes, pero la Iglesia también ha prohibido a las personas no consagradas, a menos que por algún caso de gran necesidad se requiera su intervención, de atreverse a manipular o tocar los vasos sagrados, la ropa u otros instrumentos necesarios para la Consagración. Los sacerdotes mismos y el resto de los fieles pueden por lo tanto comprender cuán grande debe ser la piedad y la santidad de los que se acercan a consagrar, administran o reciben la Eucaristía”. (Catecismo del Concilio de Trento).

De acuerdo con el Catecismo del Concilio de Trento, esta práctica de preservar la dignidad del Sacramento, limitando su manejo exclusivamente a sacerdotes, se remonta a los tiempos apostólicos (el énfasis es del autor):

“Debe ser enseñado, entonces, que solo a los sacerdotes se les ha dado el poder de consagrar y administrar a los fieles la Santa Eucaristía. Que esta ha sido la práctica invariable de la Iglesia, que los fieles deben recibir el Sacramento de los sacerdotes, y que los sacerdotes oficiantes deben comunicar a sí mismos, como se ha explicado por el santo Concilio de Trento, que también se ha demostrado que esta práctica, procede de la tradición Apostólica, y debe ser religiosamente conservada, especialmente porque Cristo el Señor nos ha dejado un ilustre ejemplo de la misma, después de haber consagrado Su Propio Cuerpo más sagrado, y lo ha dado a los Apóstoles con Sus Propias Manos”. (Catecismo del Concilio de Trento)

El Catecismo de Trento afirma que el poder de consagrar y administrar la Santa Eucaristía está reservado exclusivamente a un sacerdote válidamente ordenado (con la excepción de alguna emergencia, como se muestra arriba, que me referiré en detalle más adelante), y esta práctica es parte de la Tradición Apostólica, y va todo el camino de vuelta a la misma Cena del Señor. Como estamos de acuerdo, fue en el aposento alto cuando nuestro Señor instituyó el Sacramento de la Eucaristía y el Sacerdocio, lo que explica por qué sólo un sacerdote puede auto-comunicarse, de acuerdo con los apóstoles.

Esta práctica ha sido imitada por muchos Santos Padres a lo largo de la historia de la Iglesia. Por ejemplo, “No hay nada que pertenezca más a la Iglesia y no hay nada que Jesucristo quisiera tener más estrechamente reservado para sus pastores que la dispensación de los sacramentos que Él instituyó.” (Papa Gregorio XVI, Commissum Divinitus, 1835). Muy pocos obispos prestan hoy la menor atención a la amonestación de San Juan Pablo II en su carta Dominicae Cenae del 24 de febrero de 1980: “Tocar las sagradas especies y distribuirlas con sus propias manos es un privilegio de los ordenados”.

Los decretos de los consejos anteriores en la historia de la Iglesia fueron aún más decisivos en sus palabras:

  • Consejo de Zaragoza (380 A.C.): puso en marcha la excomunión a los que se atrevieron a tratar a la Santísima Eucaristía como si estuvieran en un tiempo de persecución, un tiempo en el que incluso los laicos se encontrarían en la necesidad de tocar las Sagradas Especies con sus manos. (SAENZ DE AGUIRRE, Notitia Concilorum Hispaniae, Salamanca, 1686, pág. 495);
  • San Eutiquiano, Papa de 275 a 283 D.C., para que los laicos no toquen las sagradas especies con sus manos, les prohibió llevar el Santísimo Sacramento a los enfermos: “Nullus praesumat tradere communionem laico vel femminae anuncio deferendum infirmo” (Que ninguno se atreva a consignar la Sagrada Comunión a un hombre o una mujer para que la lleven a los enfermos) (PL V, coll.163-168) laico; y
  • El Consejo de Rouen (alrededor del año 650): prohibió al ministro de la Eucaristía colocar las sagradas especies en la mano de los comulgantes laicos. ‘El que lo haga, habrá transgredido estas normas, desprecia a Dios Todopoderoso y, al hacerlo, se han deshonrado a sí mismos y deben ser retirados del altar’. (PG, vol. X, coll. 1099-1100).

Los más grandes teólogos de la Iglesia también han afirmado que la dispensación de la Santa Eucaristía está reservada exclusivamente para los sacerdotes cuyas manos son consagradas para este fin. “Los laicos están oficialmente incapacitados para dispensar cualquier sacramento y el hecho de que puedan bautizar en caso de necesidad, se debe a la dispensación Divina, con el fin de que nadie quede privado de la regeneración espiritual.” (Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia). En otras palabras, Santo Tomás enseña que el único Sacramento, que un laico como yo puede administrar, es el Bautismo, y sólo en el caso de necesidad. No hay tal cosa como una pequeña instancia diseñada para la distribución de la Eucaristía. El gran doctor explica el por qué: “La dispensación del cuerpo de Cristo pertenece al sacerdote por tres razones: En primer lugar, porque el consagra en la persona de Cristo, así como Cristo consagró su cuerpo en la cena, por lo que Él dio su cuerpo a otros para ser comido. En consecuencia, así como la consagración del cuerpo de Cristo pertenece al sacerdote, así también le pertenece su distribución. Segundo porque el sacerdote es el intermediario designado entre Dios y el pueblo, por lo que le pertenece a él ofrecer los dones del pueblo a Dios, por lo que él es el indicado para entregar los regalos consagrados a la gente. En tercer lugar, porque por reverencia hacia este sacramento, nada lo toca, excepto lo que es consagrado; por lo tanto, el corporal y el cáliz son consagrados, y del mismo modo las manos del sacerdote, que pueden tocar este sacramento. Por ello, no es lícito que cualquier otra persona lo toque, excepto por necesidad, por ejemplo, si fuera a caer sobre el suelo, o bien en algún otro caso de emergencia”.

Como puede verse, es ilegal que un laico toque la Eucaristía o la distribuya, excepto en un grave caso de necesidad. Tradicionalmente, estas circunstancias graves incluyen: recogerla si se hubiera caído al suelo, si se enfrenta una persecución y no hay ningún sacerdote o diácono alrededor, y para todos los ermitaños que viven en el desierto (San Basilio el Grande, Doctor de la Iglesia, c. 369 DC). Incluso el documento post conciliar, emitido el 29 de enero de 1973, Immensae caritatis, por la Sagrada Congregación para el Culto Divino, también indica claramente que la designación y el uso de Ministros Extraordinarios se limite a casos realmente necesarios.

Cuando miro la Sagrada Escritura, hay numerosos pasajes que me convencieron de que el indigno manejo del Santísimo Sacramento trae graves consecuencias. “Así, pues, quien come el pan y bebe el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Examínese, pues el hombre a sí mismo y entonces coma del pan y beba del cáliz;” pues el que sin discernir come y bebe el cuerpo del Señor, se come y bebe su propia condenación. Por esto hay entre vosotros muchos flacos y débiles, y muchos dormidos.” (1Cor 11, 27-30). Durante la época del rey David, cuando Uzza tocó el arca de la alianza que era un privilegio exclusivo de los levitas, la ira de Dios se encendió contra él y cayó muerto (cf. 2 Sam. 6, 6-7). Esto me recuerda al Catecismo del Concilio de Trento: “Nunca hay que olvidar que los Sacramentos, a pesar de que no pueden perder la eficacia divina inherente a ellos, traen la muerte y de la destrucción eterna de aquel que se atreve administrarlos indignamente.”

En el Nuevo Testamento, leemos que la bendita Virgen, al aceptar la misión de ser la madre de nuestro Señor, y llevarlo en su vientre durante nueve meses, es tan justamente honrada hasta el punto en que todas las generaciones la llamarán bienaventurada; si el bendito Bautista tembló y no se atrevió a tocar la santa cabeza de Jesús en el Jordán; si la tumba en la que yacía desde hace algún tiempo es tan venerada, y el sudario que cubría su cuerpo crucificado es venerado como una reliquia, entonces cuan santa, justa y digna debe ser la persona que toca al Señor con sus manos, lo recibe en su corazón y boca, y lo ofrece a otros para ser recibido.

El mensaje de la Escritura y la Tradición sagrada es claro: el manejo y la distribución de la Santa Eucaristía es un ministerio reservado para las manos consagradas de los sacerdotes, excepto en los casos de grave necesidad. Sugiero fuertemente que la mayoría de las parroquias en el mundo, incluyendo la nuestra, donde se están experimentando tales circunstancias graves y abrumadoras, que demandan que la Eucaristía sea administrada por los laicos, no sean colocados en una posición tan contraria a la Tradición. Claramente, no hay más que mirar los frutos de esta práctica para ver que su introducción ha causado un gran daño. Como consecuencia directa de este ministerio laico, que no tiene precedentes históricos en lo absoluto, junto con permitir a los fieles a recibir la comunión en la mano, la fe en la Presencia Real ha caído en picada, las funciones sacerdotales están confundidas, la reverencia y el respeto por la Santa Eucaristía están en fuerte descenso, y los miembros seleccionados de los fieles se están en la situación de potencial sacrilegio.

Para aquellos que sostienen que la Misa se ​​prolongaría indebidamente si no hubiera ministros extraordinarios laicos de la Santa Comunión (por lo tanto, calificándolo como una necesidad grave), se les puede pedir una relación de la cantidad de tiempo que pasan cada semana viendo televisión, navegando en Facebook y contemplando sus celulares. También se les podría recordar que el tiempo adicional puede ser muy provechoso para la acción de gracias por el gran don de la Eucaristía.

Objetivamente, yo sabía que tenía que alejarme del ministerio, en obediencia a la verdad y el dictado de mi conciencia. Sin embargo, me quedé allí por un poco más de tiempo, porque me dije que estaba sirviendo a la gente, especialmente a la gente que no puede salir de su hogar. “Necesito que todos lleven a Jesús a las casas donde la gente no puede salir porque yo estoy demasiado ocupado” así nos decía el sacerdote durante nuestra sesión de formación, de hecho estamos viviendo en tiempos extraños en los que sacerdotes se dedican a actividades que los laicos podrían llevar a cabo, mientras que los laicos comprometen su trabajo de llevar la Comunión a los enfermos, es totalmente extraño, una personificación de montaje de la ética de la Iglesia en la actualidad. Con los años he administrado el Santísimo Sacramento a los enfermos, los postrados en cama, santos de 80 años que besan mis manos cada vez que digo adiós, a la señora que acaba de sobrevivir la cirugía del cerebro, la mujer de edad avanzada en los hogar de ancianos, y sí, a mi propia abuela cuando ella llegaba a su fin. Escuché sus historias, y sufrí cuando me iban a contar la misma historia de nuevo la próxima semana debido a los recuerdos que se desvanecen. Contenía las lágrimas cuando sus familiares me decían que la Eucaristía era todo lo que mantenía viva a su madre la semana que falleció. Por mucho que me dije a mí mismo que esta disposición es probablemente la mejor lo que la Iglesia tiene para ofrecerles, sabía que si yo hubiera estado en su condición, yo hubiera querido un sacerdote, ordenado en el ORDEN SAGRADO, que me diera la comodidad de Nuestro Señor Jesús, que se consagró a sí mismo a tal efecto, con la autoridad investida en él por la Iglesia Católica Romana, el Cuerpo Místico de Nuestro Señor.

Suyo en Cristo,

Norman Chia

 

Traducción de Cecilia González-Paredes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: