Otro indicio más de la próxima supresión de la Eucaristía mediante una Liturgia Ecuménica sin Anáfora y sin Transubstanciación

“Lo que pretende finalmente Francisco es llegar a un acuerdo con los luteranos sobre la interpretación de la Eucaristía. Esa interpretación, necesariamente, debe pasar por la supresión de la transubstanciación (una “vieja concepción”, en palabras de Francisco), en la que ellos no creen. Y es que para que Francisco pueda unir la Iglesia católica a la protestante necesita quitar dos cosas que ellos no aceptan: la presencia real y sustancial de Cristo en la Eucaristía y los dogmas de la Virgen María. Nada menos que los dos pilares de la Iglesia católica (me remito al conocido sueño de Don Bosco)”.  Antonio José Sánchez Sáez

 

Por Antonio José Sánchez Sáez. Como Vara de Almendro. 26 de octubre de 2017.

 

[Celebramos con nuestros amigos de Como Vara de Almendro el primer aniversario de su fundación. Que Dios los bendiga. Dominus Est Blog]

 

Seré muy breve porque lo llevo advirtiendo desde hace meses… Dios nos dijo por boca de su profeta Daniel que llegaría un momento en la historia de la Iglesia – en el fin de los últimos tiempos – en que sería suprimida la Eucaristía, de modo parecido a como Antíoco Epífanes suprimió los sacrificios diarios en el Templo de Jerusalén para poner luego una estatua de Zeus en el Sancta Sanctorum.

La Santísima Virgen también nos avisó de ello en sus locuciones (aprobadas por la Iglesia) al Padre Gobbi y a Bruno Cornacchiola, que he reproducido en mis artículos:

 

http://comovaradealmendro.es/2017/08/la-inquietante-concepcion-protestante-la-eucaristia-parte-francisco-posible-abolicion-mediante-la-anafora-addai-mari/

http://comovaradealmendro.es/2017/06/homenaje-reparacion-cristo-eucaristia-dia-del-corpus-christi/

http://comovaradealmendro.es/2016/10/hacia-la-desacralizacion-final-la-eucaristia-documento-del-conflicto-la-comunion-conmemoracion-conjunta-luterano-catolico-romana-la-reforma-2017/

 

Y lo reitero: hermanos, se está preparando en secreto una misa ecuménica en la que no habrá anáfora válida y, por tanto, no habrá transubstanciación sino que, acogiendo la doctrina protestante, se dirá de forma más o menos oficial que la misa no es la renovación incruenta del sacrificio de Cristo sino el recuerdo de la última cena, a celebrar, eso sí, en tono muy alegre y divertido. Y entonces el pan y el vino ya no serán consagrados sino que serán una simple comida, que compartirán protestantes y “católicos” (lo entrecomillo porque no serán realmente católicos, no serán miembros de la única y verdadera Iglesia constituida por Cristo quienes participen en semejante sacrilegio). Las especies ya no se convertirán en el Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor sobre el altar.

 

PORTADA ECUMENISMO PROTESTANTISMO

 

Las pruebas de que ésa y no otra es la intención final del “diálogo” que Francisco propone entre luteranos y católicos las doy en los tres artículos arriba citados.

Pero hemos encontrado una confirmación más, gravísima y rotunda. Francisco no se cortó un pelo al decirlo en su “DISCURSO A UNA DELEGACIÓN ECUMÉNICA DE LA IGLESIA LUTERANA DE FINLANDIA, CON OCASIÓN DE LA FIESTA DE SAN ENRIQUE” (1), de 18 de enero de 2016, cuando confesó:

“Sobre esta base, este diálogo prosigue en su prometedor camino hacia una interpretación compartida, a nivel sacramental, de Iglesia, Eucaristía y ministerio… Pero esto no nos debe desanimar sino que, al contrario, nos debe alentar a proseguir juntos el camino hacia una siempre mayor unidad, también superando viejas concepciones y reticencias.”.

Francisco cita, además, el documento “Justification in the Life of the Church” (2), donde se plasmaron las conclusiones de debates ecuménicos en Suecia y Finlandia entre la Iglesia católica y la luterana. En él, en sus numerales 272 y 273 se pide que se amplíen las ocasiones en que los luteranos puedan ser aceptados en la Eucaristía católica, especialmente en celebraciones ecuménicas (“make possible occasional acts of intercommunion as, for example, during ecumenical events”). Pero lo que se busca es más grave aún que la intercomunión, ya de por sí algo gravísimo y que, por cierto, ocurrió en la mismísima Basílica del Vaticano cuando se les dio la comunión a los integrantes de esa misma delegación luterana de Finlandia, presidida por una señora, Irja Askola, obispa de Helsinki, que iba acompañada de representantes de las minorías ortodoxa y católica, los obispos Ambrosius y Teemu Sippo respectivamente. Todo esto fue denunciado por Sandro Magister (3).

 

222

Y es que lo que pretende finalmente Francisco es llegar a un acuerdo con los luteranos sobre la interpretación de la Eucaristía. Esa interpretación, necesariamente, debe pasar por la supresión de la transubstanciación (una “vieja concepción”, en palabras de Francisco), en la que ellos no creen. Y es que para que Francisco pueda unir la Iglesia católica a la protestante necesita quitar dos cosas que ellos no aceptan: la presencia real y sustancial de Cristo en la Eucaristía y los dogmas de la Virgen María. Nada menos que los dos pilares de la Iglesia católica (me remito al conocido sueño de Don Bosco).

El proceso de desacralización que está sufriendo la Eucaristía tras Amoris Laetitia, con la cual los adúlteros impenitentes ya pueden recibir en muchas diócesis de manera oficial la comunión, se enmarca claramente en esa intención final.

Y lo mismo cabe decir del enjuague y enaltecimiento que desde la cima de la Iglesia se viene realizando estos últimos años respecto al heresiarca Lutero, de forma que mucho me temo que veamos este 31 de octubre de 2017 algún paso más – crítico – hacia la bendición del cisma luterano, contra el que lucharon a muerte todos los santos de su época, como Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola, San Pedro Canisio, San Felipe Neri, Santo Tomás Moro, San Juan Fisher, San Roberto Bellarmino, San Carlos Borromeo, etc. Recientemente, el Secretario General de la Conferencia Episcopal Italiana, Mons. Galantino, nombrado por Francisco, ha dicho nada menos que la reforma luterana fue un acontecimiento del Espíritu Santo (¡¡!!) (4).

 

2222-768x573

Estemos, pues, muy atentos, orando y reparando para que la abominación no se consume. Oremos también por Francisco, para que se convierta. Oremos por la Iglesia fiel. María Santísima, ora pro nobis. Arcángel Rafael, cura los ojos de tantos bautizados que no ven o no quieren ver los signos de los tiempos.

¡Ven pronto, Señor Jesús!

 

Antonio José Sánchez Sáez. 

 

Fuente: Como Vara de Almendro

 

NOTA

(1).http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2016/january/documents/papa-francesco_20160118_delegazione-luterana-finlandia.html

(2).http://sakasti.evl.fi/sakasti.nsf/0/DA1B501CC09E109FC22577AE002A3DD8/$FILE/Report%20Justification%20in%20the%20Life%20of%20the%20Church.pdf

(3).http://magister.blogautore.espresso.repubblica.it/2016/01/20/vacanze-romane-dei-luterani-di-finlandia-con-comunione-cattolica/

(4)http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=30739

 

ENLACES RELACIONADOS:

Pro Tridentina (Malta) ratifica: ¡Grandes cambios litúrgicos previstos para el 2018!

Los protestantes podrían ser admitidos a la Comunión Católica el próximo año: Líder protestante

Una nueva misa ecuménica en proceso de estudio

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: