Alarmante: Prelados firman ‘Pacto de las Catacumbas’ panamazónico para preservar “espiritualidades” nativas

Existe lo que realmente parece ser una “Mafia del anillo” negro de tucum, hecho con semilla de una palmera nativa de la selva amazónica. Se han comprometido también a defender la ordenación de mujeres y diaconisas.

 

Cardenales y obispos, así como otros participantes en el Sínodo del Vaticano sobre el Amazonas han vuelto a promulgar un “pacto de las catacumbas”, realizado por primera vez por los promotores de la Teología de la Liberación en el Concilio Vaticano II. El grupo dirigido por el jefe del Sínodo, elegido por el Papa Francisco, el cardenal Claudio Hummes, dio a conocer el lenguaje del pacto jurando ayudar a los “pueblos nativos” a preservar sus “espiritualidades”.

 

Por Jeanne Smiths. LifeSiteNews. 21 de octubre de 2019.

 

ROMA – El pacto del 20 de octubre [ver aquí] parece validar las preocupaciones sobre el culto pagano en el Vaticano, que es precisamente la espiritualidad de los pueblos nativos antes de la influencia cristiana.

El nuevo pacto se promulgó el domingo y tuvo lugar en las Catacumbas de Santa Domitila, donde se llevó a cabo el pacto original de 1965. En ese año, el pacto fue dirigido por Dom Helder Câmara, un padre del Concilio Vaticano II que criticó la prohibición de la anticoncepción por parte de la Iglesia y fue un defensor de que los católicos “volvieran a casarse” después del divorcio. El cardenal Hummes señaló durante su misa en la catacumba del domingo que estaba usando la estola de Dom Camara.

 

Ver vídeo:

 

Estuvieron presentes dos cardenales: el cardenal Claudio Hummes, relator general del sínodo y presidente de REPAM, la red pan-amazónica creada en 2014, y el cardenal Pedro Barreto, quien estuvo presente durante la ceremonia pagana en [la iglesia de] Santa María en Traspontina [en Roma] el 5 de octubre, en la víspera del sínodo. Hummes presidió la misa concelebrada y dio la homilía. También estuvo presente el obispo emérito Erwin Kraütler, uno de los defensores más abiertos del diaconado femenino e incluso de la “ordenación” de mujeres.

El texto completo del “Pacto de las Catacumbas para la Casa Común” fue publicado el domingo en español por Religion Digital, pero también, horas después, por el sitio oficial de información del Vaticano VaticanNews en francés. El sitio VaticanNews.va publicó informes sobre el evento en inglés, alemán y portugués (junto con un video completo del evento)-

La importancia simbólica de este evento es inmensa y multifacética. Su elemento más espectacular fue la presencia de obispos y muchos padres sinodales, pero también de auditores y expertos hombres y mujeres en el sínodo, así como representantes de “Amazonia Casa Común”, la organización que ha estado organizando ceremonias paganas desde [el evento en] los jardines del Vaticano el 4 de octubre, hasta [la iglesia de] Santa María en Traspontina y en otros lugares, llevando estatuillas de mujeres desnudas indígenas y embarazadas por toda Roma. Estos son venerados como ídolos, ya que los celebrantes se postran ante ellos, boca abajo. A la fecha, ningún funcionario del Vaticano ha podido explicar [con claridad] qué son o qué representan estas estatuillas.

Igual de preocupante es el texto del nuevo Pacto de las Catacumbas, que incluye muchos elementos del [herético] “Instrumentum Laboris” del Sínodo. Sobre el Instrumentum, cardenales como Walter Brandmüller han señalado su carácter herético y apóstata [ver aquí y aquí].

 

Firma-nuevo-Pacto-Catacumbas_2169393044_14016352_667x375

 

El nuevo Pacto de las Catacumbas no solo proclama una atención preferencial por los pobres, como lo hizo el primer Pacto firmado en 1965: los pobres ahora están representados por los pueblos indígenas de la Amazonía, sino también su derecho a su espiritualidad tradicional (pagana y panteísta). ”Y su derecho a participar en todas las decisiones de la Iglesia en su área.

El elemento panteísta está presente en el Pacto en la afirmación de una “ecología integral, en la que todo está interconectado, la raza humana y toda la creación, ya que todas las criaturas son hijas e hijos de la tierra”.

Uno busca en vano la afirmación de que los seres humanos, cuerpo y alma, son creados aparte de la tierra, las plantas y los animales “a imagen y semejanza de Dios”, y que el bautismo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, nos hace verdaderamente hijos e hijas de Dios.

 

Ver vídeo:

 

También es notable la referencia que se hace a “la casa común”, una expresión globalista que recuerda la apasionada súplica de Mijaíl Gorbachov por nuestra “morada común” en su libro de 1995, titulado ‘La búsqueda de un nuevo comienzo, Desarrollando una nueva civilización’, un ensayo particularmente revelador en el que hizo un llamamiento a un gobierno global en nombre de la ecología.

“Es cada vez más evidente que los valores del mundo occidental se están volviendo cada vez más anacrónicos”, escribió, y agregó que, al igual que la Unión Soviética que se había derrumbado y convertido en un nuevo “paradigma”, “ninguno de los dos puede garantizar un futuro confiable para la raza humana”. De hecho, muchos acentos de la prosa del ex líder soviético se pueden encontrar en la “filosofía” del nuevo Pacto de las Catacumbas [panamazónico].

En el frente eclesiástico, del cual la evangelización y la conversión a Jesucristo como nuestro Salvador de la maldición del pecado original está espectacularmente ausente, el Pacto exige, como en el Sínodo, el reconocimiento de nuevas formas de ministerios, en particular el diaconado de las mujeres, quienes deben ser reconocidas como líderes religiosos de sus comunidades cuando sea apropiado, si estos padres sinodales se salen con la suya. Esto es por lo que se han comprometidos a luchar.

Pero el simbolismo va mucho más allá. Los 40 obispos de hoy se hacen eco de los 40 obispos que, el 16 de noviembre de 1965, atendiendo el llamamiento del teólogo de la liberación Dom Helder Câmara, firmaron el Pacto de las Catacumbas al final de una misa celebrada en el mismo lugar, una capilla en las Catacumbas de Domitila. El Concilio Vaticano II estaba a menos de un mes de su cierre oficial.

La fuente de información religiosa de habla hispana, un medio progresista que obtuvo acceso prioritario exclusivo a esta información, declaró que este 20 de octubre de 2019 podría convertirse, como el 16 de noviembre de 1965, en una “fecha histórica” para la construcción de un “Iglesia pobre para los pobres”, una Iglesia que ahora ha sido dotada con un “rostro amazónico, pobre y servicial, profético y samaritano”.

El cardenal Hummes celebró misa con la estola de Dom Helder Câmara, mientras que el obispo Adriano Ciocca llevaba su alba. El obispo Ciocca es obispo de São Felix do Araguaia, antigua sede episcopal del obispo Pedro Casaldáliga, “quien fue uno de los que implementó el Pacto de la manera más extrema”, escribió Religion Digital. También a él se invoca con respecto al anillo de tucum negro [hecho con semilla de una palmera nativa de la selva amazónica, n.d.t.] que aparece una y otra vez dentro y en torno a este sínodo. En particular, tal anillo se lo regaló al papa Francisco una mujer celebrante de la ceremonia pagana en los jardines del Vaticano el 4 de octubre.

Existe lo que realmente parece ser una “Mafia del anillo”. Apareció una y otra vez en el dedo de los prelados y participantes en el sínodo. Llevado por el teólogo de la Liberación Leonardo Boff (que no está presente, pero es muy franco, sobre los objetivos que se impulsaron en Roma), también apareció en el dedo anular del obispo Roque Paloschi, quien dio respuestas tan tortuosas a la pregunta de Edward Pentin, del National Catholic Register, en un reportaje reciente [ver aquí] sobre la Fundación Ford que financia el Consejo Misionero para los Pueblos Indígenas (CIMI).

El anillo también apareció en el dedo anular de un laico que, el 14 de octubre, acompañado por su guitarra y un coro de damas con voces temblorosas, cantó en honor a los “mártires” amazónicos en [la iglesia de] Santa María en Traspontina, donde varias ceremonias con la participación de la estatuilla de una mujer embarazada desnuda tuvo lugar en las últimas semanas. Se ponen de pie ante la imagen de la mujer indígena amazónica amamantando a un lechón salvaje. Al comienzo del clip publicado en YouTube, se mostraron imágenes de las Catacumbas de Santa Domitila.

Las palabras de la canción deberían habernos advertido de lo que estaba por venir:

“Te recuerdo, Domitila… Después del Concilio, nos reunimos nuevamente para caminar con los pobres y Jesús… Regresamos aquí para redimirnos en el Amazonas… Todos hacemos el Pacto en estas tumbas a la luz de los mártires de la Fe”.

 

La misma canción fue cantada el domingo por la mañana en Santa Domitila mientras el cardenal Hummes y otros participantes firmaban el Pacto.

 

Eucaristia-Catacumba-Santa-Domitila_2169393040_14016199_667x375

 

El Pacto de las Catacumbas de 1965 estaba vinculado a la Teología de la Liberación. Por juramento, sus signatarios se comprometieron a poner fin a los signos externos de riqueza, metales preciosos, los honores otorgados a los prelados (también marcó la llegada de las vestimentas de poliéster en el rito católico latino). Jorge Bergoglio era demasiado joven en ese momento para ser uno de los firmantes originales, pero el Pacto ciertamente define su estilo. Es este mismo Pacto el que está en actuando hoy en Roma en el Sínodo Amazónico, y uno de sus vínculos codificados parece ser el anillo tucum.

El Pacto de 1965 ahora simplemente ha sido actualizado.

En su nueva forma, los firmantes se comprometen en 15 puntos a “defender la selva amazónica”, “a reconocer que no somos dueños de la Madre Tierra”, sino más bien “hijos e hijas” junto con todas las demás criaturas; para renovar diariamente “el pacto de Dios con todo lo creado”; “para renovar en nuestras iglesias la opción preferencial por los pobres, especialmente por los pueblos nativos, y junto con ellos garantizar sus derechos de ser protagonistas en la sociedad y en la Iglesia. Para ayudarlos a preservar sus tierras, culturas, idiomas, historias, identidades y espiritualidades” (párrafos 1 al 4).

En el párrafo 5, los signatarios se comprometen a “abandonar, en consecuencia, en nuestras parroquias, diócesis y grupos, todo tipo de mentalidad y postura colonizadoras, acogiendo y valorando la diversidad cultural, étnica y lingüística en un diálogo respetuoso con todas las tradiciones espirituales”.

El documento continúa mencionando la denuncia de “todas forma de violencia y agresión hacia la autonomía y los derechos de los pueblos indígenas, su identidad, sus territorios y las formas de vida”.

El párrafo 7 compromete a los firmantes “a anunciar la novedad liberadora del evangelio de Jesús y dar la bienvenida al otro y al que es diferente”.

El siguiente compromiso es “caminar ecuménicamente con otras comunidades cristianas en la proclamación enculturadora y liberadora del Evangelio con otras religiones y personas de buena voluntad, y solidaridad con nuestros pueblos originales, con los pobres y los pequeños, en defensa de sus derechos y el preservación de nuestra Casa Común”.

El “reconocimiento urgente” de “los ministerios eclesiales que ya existen en las comunidades, ejercidos por agentes pastorales, catequistas indígenas, ministros de la palabra, valorando en particular su cuidado en presencia de los más vulnerables y excluidos” es el compromiso número 10. El siguiente compromiso es “hacer efectivo en las comunidades que se nos confían, desde visitas pastorales hasta presencia pastoral, asegurando que el derecho a la Mesa de la Palabra y a la Mesa de la Eucaristía [sí, ‘mesa’, no ‘misa’] sea efectivo en todas las comunidades”. Estos son los argumentos que están siendo usados en el Sínodo para la ordenación de hombres casados y un ministerio particular para mujeres.

El párrafo 12 habla más específicamente de estos: “reconocer los servicios y el verdadero diaconado de una gran cantidad de mujeres que hoy dirigen comunidades en la Amazonía y buscan consolidarlas con un ministerio adecuado de mujeres líderes de la comunidad”.

Nuevo-Pacto-Catacumbas_2169393042_14016275_667x375

 

A nivel personal, el párrafo 14 compromete a los firmantes “a asumir ante la avalancha del consumismo un estilo de vida felizmente sobrio, sencillo y solidario con quienes tienen poco o nada; para reducir la producción de basura y el uso de plásticos, favorecer la producción y comercialización de productos agroecológicos y utilizar el transporte público siempre que sea posible”.

El último párrafo incluso no hace mención a vivir la Fe de acuerdo con los Mandamientos de Nuestro Señor y de la Iglesia, ni de creer las verdades que ella enseña en Su nombre. Ésta dice: “colocarnos del lado de aquellos que son perseguidos por su servicio profético de denunciar y reparar injusticias, de defender la tierra y los derechos de los pobres, de acoger y apoyar a los migrantes y refugiados. Cultivar verdaderas amistades con los pobres, visitar a las personas más sencillas en los enfermos, ejercer el ministerio de escucha, consuelo y apoyo que alienten y renueven la esperanza”.

Muchos santos de la Iglesia Católica no esperaron a un pacto de las Catacumbas para cuidar a los pobres en las partes más remotas del mundo, incluida la Amazonía, o mejor aún, para traerles el bautismo y la Cruz redentora de Jesús y la esperanza de vida eterna, lejos de este “valle de lágrimas”.

Como tantas utopías marxistas – con sus cientos de millones de víctimas – el nuevo Pacto de las Catacumbas tiene un objetivo horizontal de armonía y felicidad terrenales, sin ninguna mención de lograr esto a través de la sumisión amorosa al verdadero Dios; Padre, Hijo y Espíritu Santo.

 

[Traducción de Dominus Est. Artículo original]

*permitida su reproducción mencionando a DominusEstBlog.wordpress.com

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: