‘Recen por los sacerdotes, porque el sacerdocio atraviesa una profunda crisis’: Card. R. Sarah

El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino celebró cincuenta años de sacerdocio con una Misa en la Basílica de San Pedro.

 

Por Andrés Gagliarducci. 1 de octubre de 2019.

 

CIUDAD DEL VATICANO. 2 de octubre de 2019.

 

Dice el Cardenal Robert Sarah: el sacerdote es “el regalo más generoso que Dios haya hecho a la humanidad”, con la posibilidad que tiene de consagrar la Eucaristía que, sin embargo, sólo es eficaz si acepta ser crucificado.

Se trata de una homilía densa y plena de amor por Dios, para los misioneros espiritianos que lo han guiado, para los padres de familia, para todos, la que pronunció el Cardenal Sarah para la Misa de su 50° aniversario de ordenación sacerdotal y 40° de episcopado.

 

9af2bc836f0545e7ecfb755975519831

 

Y quien sabe si, el 20 de julio de 1969, aquel joven sacerdote podría anticipar que se convertiría en obispo con solo 34 años de edad (el más joven del mundo), cardenal, presidente del Pontificio Consejo Cor Unum, y posteriormente de la Congregación para el Culto Divino. Pero, sobre todo, punto de referencia para tantos fieles que buscan la fe, y que no se espantan de su manera pura y profunda de vivir la fe, que se lee en sus libros (como ‘Dios o nada’), pero también en su defensa apasionada de la Eucaristía.

Para esta fiesta, el Cardenal Sarah celebró sobre el altar de la Cátedra de San Pedro. Son amigos, familiares, a quienes él quiere junto a sí porque “solo, soy muy inadecuado, demasiado cubierto de miserias y pecados”, y porque el 50° aniversario de sacerdocio es “el aniversario de todos nosotros”.

El Cardenal Sarah cree en la fuerza y en el privilegio de ser sacerdote, lo mismo que veía San Juan María Vianney, que señalaba cómo “su lengua, de un pedazo de pan, hace un Dios”.

Pero esto, advierte el Cardenal Sarah, sucede “sólo si los sacerdotes aceptamos ser crucificados con Cristo”, porque “Cristo, Hijo de Dios, sólo a través de la cruz y al final de un descenso extraordinario hacia un abismo de humillación llega a conferir a los sacerdotes el poder divino de celebrar la Eucaristía y a arrancar hombres, sus hermanos terrenales, de la esclavitud del pecado y de la muerte, para hacerlos partícipes de su divinidad”.

 

En resumen, la Eucaristía, “tiene lugar sólo si nuestra vida está marcada por la cruz”. Y el sacerdote “vive la alegría en su plenitud en la Santa Misa, que es la razón de ser de su existencia”, porque “durante la Misa de cada día el sacerdote se encuentra cara a cara con Jesucristo y en ese preciso instante, se identifica, se hace uno mismo con Cristo, convirtiéndose no solo un Alter Christus, otro Cristo, sino que es verdaderamente Ipse Christus, el mismo Cristo”.

 

El Cardenal Sarah subraya que sobre el altar él no preside nada, porque “aunque indignamente, Jesús está verdaderamente en mí, yo soy Cristo”. Y esta es una “afirmación aterradora”, una “responsabilidad espeluznante” que hace temblar de terror, pero es “verdadera”, porque es “in persona Christi que consagro el pan y el vino, después de haberle entregado mi cuerpo, mi voz, mi pobre corazón, profanado tantas veces por mis muchos pecados y que le pido purificarlo”.

Por lo tanto, explica el Cardenal, la Virgen María prepara a los sacerdotes antes de la Eucaristía, y que todos los cristianos, pero sobre todo los sacerdotes, deben “construir la vida interior” sobre tres polos, la Cruz, la Eucaristía y la Virgen María.

“La Cruz – afirma el Cardenal –  nos hace nacer a la vida divina, sin la Eucaristía no podemos vivir, y la Virgen vigila como madre sobre nuestro desarrollo espiritual y nos educa a crecer en la fe”.

El Cardenal Sarah subraya que Jesús, revelándonos el secreto del alimento celestial, nos trata como amigos, porque es cierto que tenemos “a menudo la sensación de ser servidores inútiles, verdad absoluta e incontestable”, sin embargo el Señor “hace de nosotros sus amigos, nos ofrece generosamente su amistad”.

Y la amistad tiene dos tratos esenciales, para el Señor: que no hay secretos entre amigos, y que los amigos confían ciegamente el uno en el otro, develando así que “Jesús tiene por lo tanto una completa confianza en nosotros y por esto nos ofrece un perfecto conocimiento de sí y de su Padre, nos revela su rostro y su corazón, nos muestra su ternura y su amor apasionado que alcanzará la locura de la cruz”.

Jesús confía hasta el punto de conferirnos “el poder de hablar en su nombre y en su lugar”, y “confía a nuestras manos su cuerpo, su Iglesia, el misterio insondable de Dios Uno y Trino”.

Pero entonces – pregunta el Cardenal Sarah – “si Dios nos ha amado y elegido, ¿estamos en grado de comprender todas las consecuencias que derivan de ser sus amigos y por lo tanto ser introducidos en su intimidad? ¿Entendemos que, si nos ha amado y elegido como sacerdotes es para ir a llevar mucho fruto?”

 

image-2.jpeg

 

Por esto, añade, “el Amor, la Amistad y la Fe recibidas de Dios vienen reveladas a los demás: hemos recibido la fe para transmitirla a los demás. Somos sacerdotes para estar humildemente al servicio de Dios y de nuestro hermanos y hermanas hasta la oblación de nuestra vida”.

Es la necesidad de evangelizar, lo que también lleva al cardenal a pedir oraciones por los sacerdotes, “porque hoy el sacerdocio atraviesa una profunda crisis”.

 

 

[Traducción de Dominus Est. Artículo original]

*permitida su reproducción mencionando a DominusEstBlog.wordpress.com

2 comentarios sobre “‘Recen por los sacerdotes, porque el sacerdocio atraviesa una profunda crisis’: Card. R. Sarah

Agrega el tuyo

  1. Gracias Cardenal Robert Sarah ,me encanto la reflexion sobre el sacerdocio,Dios bendiga a todos los sacerdotes y dichosos por ser escogidos y por el si como Maria.

    Me gusta

  2. La crisis no es de identidad, es de formacion: sacerdotes hoy formados por criterios de hace 100 años o mas (no hablo de dogmas), sacerdotes en ciudades formados por esquemas de uso rural, sacerdotes formados para un mundo catolico cuando a la mayoria ni le interesa la religion…: cosas asi generan la crisis del sacerdote? la crisis es de la formacion, ya no genera pastores porque ya no hay ovejas, hay ciudadanos interconectados con todo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: