EL SACERDOTE Y EL OBISPO. Caridad y Obediencia en el Ministerio

«Así, pues, ningún presbítero puede cumplir cabalmente su misión aislado y como por su cuenta, sino sólo uniendo sus fuerzas con otros presbíteros, bajo la dirección de los que están al frente de la Iglesia».

 

¿Tus sacerdotes lo cumplen?

 

Por La Santa Sede. Dominus Est. 16 de agosto de 2019.

 

«¿Prometes a mí y a mis sucesores
reverencia y obediencia?

¡Prometo!»

(Del Rito de la Ordenación)

 


 

image
Foto: Amy Proctor Photography. ‘An American Photographer’

 

El día de mi Ordenación

En el día de mi ordenación sacerdotal he prometido a mi Obispo reverencia y obediencia. Gracias a Dios no he advertido este compromiso como un vínculo jurídico, sino como una comunión jerárquica querida por Jesús, Sumo y Eterno Sacerdote, en la relación del presbítero con el propio Obispo. De este modo me siento partícipe ontológicamente del sacerdocio y del ministerio de Cristo.

De mi Obispo, en efecto, he recibido la potestad sacramental y la autorización jerárquica para tal ministerio. Tengo presente cuanto afirma la Exhortación Apostólica Post-sinodal Pastores Dabo Vobis: «En verdad no se da ministerio sacerdotal sino en la comunión con el Sumo Pontífice y con el Colegio episcopal, particularmente con el proprio Obispo, hacia los cuales debe observarse obediencia y respeto» (PDV 28).

Es por esta unión en la comunión sacramental que soy ayuda e instrumento del orden episcopal. En mi ministerio prolongo la acción del Obispo, del cual hago presente su figura de Padre y Pastor.

 

image
Foto: Amy Proctor Photography. ‘An American Photographer’

 

Caridad y Obediencia

Si estas son consideraciones en las cuales profundamente creo, soy consciente también que no siempre es fácil vivir este compromiso asumido en plena libertad. Y, sin embargo, lo ha dicho el Papa: «La comunión, deseada por Jesús entre cuantos participan del sacramento del orden, se debe manifestar en modo del todo particular en las relaciones de los Presbíteros con los Obispos» (Audiencia General de los miércoles).

Me parece que el Concilio a propósito de esto sugiera una sabia vía: «las relaciones entre los Obispos y los Sacerdotes deben fundarse principalmente en los vínculos de la caridad sobrenatural» (ChD 28), caridad que mira a evidenciar una relación que supera la relación funcional radicándose en la realidad de la familia presbiteral de la que el Obispo es el Padre y el Pastor. Es esta caridad sobrenatural la que favorece y consolida la colaboración con mi Obispo, haciendo más fructuosa la común acción pastoral al servicio de las almas.

 

image
Foto: Amy Proctor Photography. ‘An American Photographer’

 

En el ministerio cotidiano

Percibo hoy más que nunca, en el ejercicio de mi ministerio, la urgencia de la íntima y constante cooperación con mi Obispo. Ya evidenciado por los Padres conciliares:
«Así, pues, ningún presbítero puede cumplir cabalmente su misión aislado y como por su cuenta, sino sólo uniendo sus fuerzas con otros presbíteros, bajo la dirección de los que están al frente de la Iglesia» (PO 7), esta relación familiar se convierte en condición de mi sacerdocio.

Será el cotidiano ejercicio de mi ministerio sacerdotal la ocasión para renovar, en la caridad y en la obediencia, la unión profunda que me une a mi Obispo en el único presbiterio, en la comunión afectiva y afectiva de la solicitud eclesial, en la dedicación al cuidado evangélico del Pueblo de Dios (PDV 31) en las concretas condiciones del momento presente.

 

Para la realización de este objetivo me conforta y me sostiene:

• Mi participación al único sacerdocio de Cristo;
• La raíz y la fuente vital que me deriva de la imposición de las manos y del sacramento que he recibido de mi Obispo como sucesor de los Apóstoles;
• La unidad en la misma misión pastoral;
• La Eucaristía signo y fuente de caridad.

 

Me será así mucho más fácil aceptar y cumplir fielmente todo aquello que me confíe mi Obispo, mi Padre y Pastor, con la única intensión de edificar el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

 

Fuente: El Sacerdote y el Obispo. La Santa Sede.

Portada y Fotografías: Amy Proctor Photography. ‘An American Photographer’

 

A tener en cuenta:

Cuidad a quienes piden los sacramentos y con quiénes asisten a misa. Si usted tiene que asistir a misa en casas o en bodegas, sin conocimiento ni autorización de su Obispo, es muy probable que esté asistiendo con sedevacantistas u otro tipo de fraternidades cismáticas que no están en comunión plena con la Iglesia Católica. Ante la mínima duda pregunte en su diócesis, busque ponerse en contacto con su Obispo. El uso de sotana y del latín no siempre es garantía de formar parte de la Iglesia Católica (cf. 1 Pe 5, 8). El “ecumenismo tradicionalista” no es católico. No toda misa tradicional es lícita ni buena para su alma (cf. De la Suma Teológica por Santo Tomás de Aquino. III parte, q. 82, a. 9).

 

img_20170304_191111
Misa en una casa a escondidas del Obispo, celebrada por un clérigo vago bajo suspensión (cf. canon 265, Código de Derecho Canónico)

 

“Cualquiera que sea señalado de cismático por el Romano Pontífice, hasta que no admita expresamente y respete su potestad, debe cesar de usurpar en cualquier modo el nombre de Católico”.

– Beato Papa Pío IX. Encíclica ‘Quartus Supra’.

 

Canon 265. Es necesario que todo clérigo esté incardinado en una Iglesia particular o en una prelatura personal, o en un instituto de vida consagrada o en una sociedad que goce de esta facultad, de modo que de ninguna manera se admitan los clérigos acéfalos o vagos.

Canon 267. § 1.    Para que un clérigo ya incardinado se incardine válidamente en otra Iglesia particular, debe obtener de su Obispo diocesano letras de excardinación por él suscritas, e igualmente las letras de incardinación suscritas por el Obispo diocesano de la Iglesia particular en la que desea incardinarse.

Canon 273. Los clérigos tienen especial obligación de mostrar respeto y obediencia al Sumo Pontífice y a su Ordinario propio.

Canon 900. § 2.  Celebra lícitamente la Eucaristía el sacerdote no impedido por ley canónica, observando las prescripciones de los cánones que siguen.

Canon 903. Aunque el rector de la iglesia no le conozca, admítase a celebrar al sacerdote con tal de que presente carta comendaticia de su Ordinario o Superior, dada al menos en el año, o pueda juzgarse prudentemente que nada le impide celebrar.

Canon 908. Está prohibido a los sacerdotes católicos celebrar la Eucaristía con sacerdotes o ministros de Iglesias o comunidades eclesiales que no están en comunión plena con la Iglesia católica.

Canon 1378  § 1.    El sacerdote que obra contra lo prescrito en el ⇒ c. 977, incurre en excomunión latae sententiae reservada a la Sede Apostólica.

  • 2. Incurre en pena latae sententiae de entredicho o, si se trata de un clérigo, de suspensión:

1 quien, sin haber sido promovido al orden sacerdotal, atenta realizar la acción litúrgica del Sacrificio eucarístico;

2 quien, fuera del caso de que se trata en el § 1, no pudiendo administrar válidamente la absolución sacramental, trata de darla, u oye una confesión sacramental.

  • 3. En los casos indicados en el § 2, pueden añadirse otras penas, según la gravedad del delito, sin excluir la excomunión.

Canon 1379  Quien, fuera de los casos de los que se trata en el ⇒ c. 1378, simula la administración de un sacramento, debe ser castigado con una pena justa.

 

Fuente: Código de Derecho Canónico. La Santa Sede

 

Leer también:

¿Tienen Potestad los Cismáticos? Cuidado con su validez y licitud

¿Desahuciado y obstinado en el Cisma y la Herejía? Que Dios no te encuentre fuera de la Iglesia

¿CÓMO RECONOCER UNA SECTA? Consecuencias de pertenecer a una secta

Cuidado con las “Catequesis” en Cisma que te alejan de la Adoración Eucarística

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: