¿Por qué tan pocos Católicos creen en la Presencia Real?: ¡Miren la Liturgia!

Es el resultado de una catequesis no escrita que los católicos han estado aprendiendo lentamente. A través de un tratamiento desgarrado, espiritualista y emotivista de la Eucaristía, muchos católicos han aprendido su fe de una generación de pastores que despojaron los altares, arrasaron los bastiones de reverencia alrededor del Señor en el Sacramento, y que en general trataron a la Santísima Eucaristía como algo que debe darse como un folleto en lugar de recibirse con asombro.

 

Por C. C. Pecknold. Catholic Herald. 9 de agosto de 2019.

 

Una generación de pastores despojó los altares y repartió la Eucaristía como un folleto.

 

f50c152c7848dac24210d3ad3ad22154

 

El último estudio de Pew Research [ver aquí] afirma sorprendentemente que solo el 31 % de los católicos en los Estados Unidos cree que “durante la misa católica, el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Jesús”. Del 69 % de los católicos encuestados que creen que el pan y el vino son meros “símbolos”, solo el 22 % de éstos entienden que están en desacuerdo con la enseñanza real de la Iglesia. El resto son zwinglianos accidentales[1].

A veces sorprende a los alumnos la poca disputa sobre la Eucaristía que había en la Iglesia primitiva. Ciertamente, uno podría ver cómo el Donatismo, el Pelagianismo o el Nestorianismo podrían tocar la comprensión sobre la Eucaristía, pero no hubo serias disputas sino hasta el siglo IX – cuando el acertadamente llamado Ratramnus[2] le enseñó a Carlos el Calvo[3] que los elementos del pan y el vino no deberían considerarse “verdaderamente” el Cuerpo y la Sangre de Cristo, sino como “figuras” que espiritualmente nos comunicaban la realidad. Sin embargo, esto nunca llegó al nivel de una gran disputa eclesial.

Fueron pensadores posteriores, en los siglos XI y especialmente en los siglos XV y XVI, quienes en realidad utilizaron a Ratramnus para promover una visión ampliamente simbólica de la Santísima Eucaristía. Berengario de Tours[4] utilizó involuntariamente a Ratramnus en una disputa con Lanfranc de Bec, y fue condenado y excomulgado en 1050 por oponerse a la doctrina de la Presencia Real. Para 1215, el Cuarto Concilio de Letrán consideró oportuno confirmar el término “transubstanciación como “el más apto” para garantizar contra tales errores la enseñanza de la Iglesia sobre la Santísima Eucaristía.

Aquino claramente tiene en mente a Berengario cuando plantea la pregunta en la tercera parte de la Summa, de si la Eucaristía es simplemente una figura, un signo o un símbolo de la presencia de Cristo. Trata la posibilidad de que tal vez cuando Jesús dijo “A menos que coman la carne del Hijo del Hombre y beban su sangre”, pretendió sólo un significado espiritual. Aquino atiende incluso a esas objeciones que torcerían las palabras de San Agustín y San Gregorio para apoyar la interpretación espiritualizadora, pero que les encuentra deseando tener algún contacto con la realidad del todo. Cualquier intento de convertir el pan y el vino en simples signos que no tengan un contacto sustancial con la realidad del Cuerpo y la Sangre reales de Cristo en el sacramento del altar fracasa en encuadrar completamente con la fe de la Iglesia. El famoso sofismo de [la escritora católica] Flannery O’Connor sobre la Eucaristía – “¡si es solo un símbolo, al diablo con ella!” – funciona muy bien como un resumen de Santo Tomás. El Doctor Angélico es memorable en su propia evaluación de tales negaciones berengarianas de la Presencia Real, simplemente concluye:

“Esta es una opinión que debe ser rechazada como herética, ya que es contraria a las palabras de Cristo”.

 

1db3bb12d6dab591009de90341076aee

 

Santo Tomás, por supuesto, tenía la opinión correcta. Los elementos del pan y el vino experimentan una transformación para que se conviertan en “la presencia del verdadero Cuerpo y Sangre de Cristo en este sacramento”. ¿Qué cambios? Ciertamente no sólo algo en nuestra comprensión de los signos. Más bien, lo que cambia es algo objetivamente real. La sustancia del pan y el vino se ha convertido en el verdadero Cuerpo y Sangre. Sin embargo, el hecho de que esta transubstanciación “no pueda ser detectada por los sentidos sino solo por la fe”, no es algo que haga que la Eucaristía sea menos creíble, como podría ser para el racionalista y el materialista, pero sí más creíble para aquellos que tienen ojos para ver: “Ya que la fe está en cosas invisibles, así como Cristo nos muestra su divinidad de manera invisible, así también en este sacramento nos muestra su carne de manera invisible”.

En el siglo XVI, los teólogos disidentes se habían vuelto más sofisticados en sus negaciones – usualmente rechazando la visión de la Misa como Sacrificio, en lugar de la Doctrina de la Presencia real directamente. Los luteranos dieron un paso atrás de la “transubstanciación” como la “descripción más adecuada”, pero trataron de preservar cierta continuidad litúrgica con la celebración Eucarística, mientras que los calvinistas aflojaron aún más la continuidad litúrgica, tendiendo a hablar de la “presencia virtual” de Cristo, y luego Zwingli llegó con su “memorialismo” hiper berengariano que rompió toda conexión real entre signo y realidad. Por lo tanto, se necesitaron dieciséis siglos para llegar a una disputa eclesial verdaderamente a gran escala sobre la Eucaristía.

Sin embargo, incluso en el siglo XVI, como han demostrado historiadores como Eamon Duffy, la comprensión de la Eucaristía por parte de la gente tomó tiempo en ponerse al día con las reformas teológicas y litúrgicas de los teólogos. Pero eventualmente, la gente comenzó a aprender a través de los cambios litúrgicos. Aprendieron al escuchar cómo los teólogos y pastores hablaban sobre la Eucaristía, y aprendieron a partir del tipo de reverencia, o de la falta de ella, dada al Sacramento de los sacramentos.

Lo que muestra el estudio de Pew Research es algo así como un eco de esta historia protestante, pero mucho más abajo de otro conjunto de reformas: una serie de reformas litúrgicas innecesarias y para-conciliares que fueron implementadas por sacerdotes católicos en los Estados Unidos para estar más de acuerdo con sus visión de lo que significaba estar “abierto al mundo moderno”.

 

Muchos han dicho que el estudio de Pew Research refleja un fracaso catequético. Me temo lo contrario: refleja un cierto tipo de éxito catequético. Es el resultado de una catequesis no escrita que los católicos estadounidenses han estado aprendiendo lentamente. A través de un tratamiento desgarrado, espiritualista y emotivista de la Eucaristía, muchos católicos han aprendido su fe de una generación de pastores que despojaron los altares, arrasaron los bastiones de reverencia alrededor del Señor en el Sacramento, y que en general trataron a la Santísima Eucaristía como algo que debe darse como un folleto en lugar de recibirse con asombro, mientras la gente se postra ante el fuego de la divinidad. Son muchos los han recibido este tipo de catequesis no escrita.

 

60d98da4d3ac5071e2d3d127960729ff

 

Ya es hora de que nuestros pastores prediquen lo que enseñó San Cirilo de Alejandría. A saber, que la Eucaristía es fuego divino. Maltrátala y te quemará. Todo el tema de “arrasar los bastiones” ha tenido un efecto desastroso en la Iglesia. Los bastiones resultaron ser cosas como el comulgatorio, y acciones litúrgicas que nos conforman con la realidad de la Eucaristía. El estudio de Pew Research demuestra que es hora de poner de vuelta los bastiones.

 

 [Traducción de Dominus Est. Artículo original]

*permitida su reproducción mencionando a DominusEstBlog.wordpress.com

 

Portada: Profanación del Cuerpo de Cristo por falta de creencia en la Presencia Real (CNS photo/Karen Callaway, Chicago Catholic)

 

 

NOTAS:

[1] El zwinglianismo es una confesión reformada basada en la Segunda Confesión Helvética, promulgada por el sucesor de Ulrico Zuínglio, Heinrich Bullinger, en la década de 1560. La práctica del bautismo infantil. Defendió el bautismo de niños, describiéndolo como una señal del pacto del cristiano con Dios, tal como Dios hizo un pacto con Abraham. Desarrolló la visión simbólica de la Eucaristía, negó la doctrina católica de la transubstanciación y, siguiendo a Cornelius Henrici Hoen, estuvo de acuerdo en que el pan y el vino de la consagración eran simbolismos y no se convirtían literalmente en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Las diferencias de opinión de Zinglio sobre el tema de la Eucaristía con Martín Lutero dieron como resultado el fracaso del Coloquio de Marburgo, que tenía como objetivo lograr la unidad entre los dos líderes protestantes.

[2] Ratramno de Corbie, latinizado como Ratramnus Corbeiensis (muerto cerca del año 870) fue un monje franco del monasterio de Corbie, teólogo de la corte carolingia, conocido por sus trabajos referentes a la eucaristía y la predestinación.

Una de sus obras fue De prædestinatione Dei en la que sostenía la doble predestinación, tanto para la salvación como para la condenación, pero rechaza la teoría que las personas están predestinadas al pecado.

Ratramno fue autor de la Epístola de Cynocephalis, en la que especulaba acerca de si los cinocéfalos —una supuesta raza de seres híbridos con cuerpo de humano y cabeza de perro— eran seres humanos y por consiguiente debían ser evangelizados. Este tema se reeditaría siglos después con la polémica sobre la naturaleza humana de los aborígenes americanos luego del Descubrimiento de América en 1492 y resuelta con la Bula Sublimus Dei de 1537.

En los últimos años de su vida, Ratramno se opuso a la designación del patriarca de Constantinopla Focio que provocara un cisma entre las Iglesias de Roma y de Constantinopla entre los años 863 a 867.

[3] Carlos II de Francia, llamado el Calvo (Fráncfort del Meno, 13 de junio de 823-Monte Cenis (Avrieux), 6 de octubre de 877), fue rey de Francia Occidental de 843 a 877 y emperador carolingio de 875 a 877.

[4] Berengario de Tours (Tours, Francia, c. 1000 – Saint-Cosme, Tours, 1088) fue un religioso y teólogo francés.

Para Berengario no ocurre realmente ninguna transformación, siendo el pan y el vino, únicamente símbolos del cuerpo y la sangre de Cristo; para Lanfranco, en cambio, el pan y el vino son realmente cuerpo y sangre de Cristo.

Denunciado por Lanfranco, Berengario fue hecho prisionero y después condenado en el Concilio de Vercelli del año 1050. A causa de las sucesivas reafirmaciones de sus tesis, volvió a ser condenado en el Concilio de París del año 1051, en el de Tours de 1055, de Roma de 1059, de Poitiers de 1075, de Saint Maixeut de 1076, en el de Roma del año 1078 y, finalmente en el de Burdeos de 1080 en el que Berengario manifestó creer que, después de la consagración, el pan se convierte en el verdadero cuerpo de Cristo, el cuerpo nacido de la Virgen, y el pan y el vino sobre el altar, gracias al misterio de las palabras de Nuestro Salvador, se convierten en sustancia en el Cuerpo y Sangre del Señor Jesucristo.

 

 

Leer también:

‘La tan difundida Comunión en la mano es parte del ataque de Satanás contra la Eucaristía’: Cardenal R. Sarah

Un comentario sobre “¿Por qué tan pocos Católicos creen en la Presencia Real?: ¡Miren la Liturgia!

Agrega el tuyo

  1. ESTOY EN DESACUERDO CON LA PREGUNTA POR QUÉ? PORQUE PARA SER CATÓLICO ES REQUISITO SIN EQUANON CREER EN LA PRESENCIA REAL DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO EN LA SAGRADA EUCARISTÍA PUES AQUEL QUE LO DUDE DEJA DE IPSOFACTO DE SER CATOLICO!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: