Celebrando la Misa de siempre. En Ciudad de México

Por Beverly StevensRegina Magazine.

Fotografía por Michael Durnan y Beverly Stevens

 

En una Isla en medio del tráfico de la Ciudad de México

 

Podrá ser la iglesia más pequeña en el área metropolitana más grande en el hemisferio occidental. Esta delicada capilla, de la Inmaculada Concepción de María, fue construida hace varios siglos, en lo que eran las afueras de la Ciudad de México en Salto del Agua.

Hoy, este vivo recordatorio de la arquitectura colonial española de México, atrapada paradójicamente en una isla en medio del tráfico de la Ciudad de México en el centro histórico.

 

traf1

 

La capilla se eleva como una aparición fantasmagórica por encima de los asfixiantes escapes de los autos inundando uno de los distritos más pobres en esta ciudad de 21 millones de almas.

 

traf3

 

Al abandonar las personas las comunidades rurales, incapaces de competir contra el agroindustria global, éstos han migrado a las ciudades y a través de la frontera de EE.UU.

La Ciudad de México ha aumentado cuatro veces su tamaño en los últimos 20 años. Muchos terminan aquí, en este barrio urbano revuelto de multitudes, calles estrechas, multitudes que lo empujan a uno, polvo y ruido.

Los migrantes viven en peligrosas viviendas. Negocios familiares arrinconados en aceras peligrosas que han permanecido sin reparar por año; un paso en falso podría ganarle unos huesos rotos.

En medio del barrio de Salto del Agua, [la capilla de la] Inmaculada Concepción de María estuvo en desuso por décadas, sus encantadoras pinturas al óleo y su estatuaria en peligro de destrucción por filtraciones de agua y una intensa contaminación ambiental.

A mediados del 2014, la Fraternidad Sacerdotal San Pedro (FSSP) asignó al P. Kenneth Fryar aquí.

Originario de Australia y con un español fluido, el P. Fryar comenzó a ofrecer la Misa en Latín al mediodía en la pequeña capilla, diariamente.

 

REGINA: ¿Desde cuándo ha ejercido su ministerio como sacerdote de la FSSP en la Ciudad de México?

P. KENNETH FRYAR, FSSPComo sacerdote he vivido en la Ciudad de México desde septiembre de 2014. Antes de eso solía viajar dos veces por mes para ofrecer la Misa para los Fieles en una capilla de la Catedral, llamada [de las] ‘Ánimas’[1].

 

REGINA: La Ciudad de México es conocida como el lugar menos católico en el país, con menos del 10% de asistencia semanal a Misa.

P. KENNETH FRYAR, FSSPAl parecer, estadísticas más recientes muestran un porcentaje incluso aún menor de católicos que asisten a la Santa Misa los domingos. Obviamente hay muchas razones de por qué la gente no quiere ir a Misa, pero la razón principal es la falta de interés en las realidades supernaturales o espirituales. El materialismo tiene un fuerte arraigo en la mente y en los corazones de los fieles. Muchos de ellos preferirían trabajar en día domingo.

 

REGINA: ¿Suena como que la Fe es de poca importancia, entonces, para la gente en México?

P. KENNETH FRYAR, FSSPLa mayoría no comprende o no le interesa el que hay una obligación y una necesidad de ir a Misa cada domingo. Para muchos, Dios no tiene ninguna importancia; se bautizan, hacen su Primera Comunión, y los otros Sacramentos, más por costumbre que por verdadera convicción religiosa.

“Algunas reformas que aquí está implementando el gobierno no pueden ser aceptadas por los fieles católicos, y muchos de ellos prefieren no ser considerados como tales. Mucha gente se burla de la Iglesia y de sus enseñanzas, incluso públicamente”.

 

traf7

 

REGINA: Su encantadora capilla es de la época colonial, hoy atrapada paradójicamente en una isla en medio de ajetreadas vías comerciales. ¿Valoran los mexicanos una joya arquitectónica como esta capilla?

P. KENNETH FRYAR, FSSPCiertamente hay mexicanos que valoran la belleza de las viejas iglesias en la ciudad. Desafortunadamente, no son solo católicos, muchos entran a la iglesia volteando de arriba abajo, de un lado al otro, a menudo hablando alto, sin mostrar respeto en absoluto por la santidad del lugar, mucho menos por el Divino Señor que ahí mora.

 

REGINA: Hemos visto el mismo fenómeno en Italia – tan desconcertante ver personas de una cultura católica tratar una iglesia igual que un museo, ¿cierto?

P. KENNETH FRYAR, FSSPParece que no tienen idea de por qué alguien se habría tomado la molestia en construir tales edificios. Debe ser una verdadera espina en el costado para los muchos ateos y neo paganos el ver que generaciones anteriores estaban tan seguros de la grandeza de Dios que a menudo pasaron varias décadas construyendo una sola iglesia para honrarlo a Él.

 

REGINA: Usted ha estado en su capilla por menos de dos años [a la fecha de esta entrevista]; ¿Cómo es el crecimiento en su ‘congregación’ [de fieles]?

P. KENNETH FRYAR, FSSPEl crecimiento es relativamente lento. Ninguno de nuestros fieles vive cerca de la iglesia. La mayoría de las personas que vienen han oído hablar de nosotros de boca en boca.

“Algunos de nuestros fieles habían conocido antes la Forma Extraordinaria de la Misa, pero la mayoría la han descubierto aquí por primera vez en su vida”.

“Después de haber asistido unas tres o cuatro veces comienzan a sentir preferencia por esta Forma de la Misa”.

“Algunos de ellos sienten que la manera en que se celebra la Misa en sus lugares anteriores no les ayuda a crecer espiritualmente, o que ésta no los acerca más a Dios”.

 

traf9

 

REGINA: Cuando usted recorre los vecindarios con su sotana, ¿cuáles son las reacciones que obtiene?

P. KENNETH FRYAR, FSSPHay muchas reacciones diferentes de la gente en la calle. A menudo saludarán al Sacerdote.

“Algunos pedirán una bendición. Algunos gritarán el nombre de un mal sacerdote de una película muy conocida. Otros harán comentarios en sus conversaciones como: ‘Ahí está el padre, deberías ir a confesar tus pecados…’”

 

traf10

 

REGINA: Parece que usted está atrayendo un cuadro de jóvenes interesados en acolitar la Misa. ¿También están interesados en el sacerdocio?

P. KENNETH FRYAR, FSSPVarios de ellos han expresado su interés en el sacerdocio con la Fraternidad Sacerdotal San Pedro [FSSP], pero la principal dificultad para la mayoría de ellos es que necesitan aprender inglés con el propósito de estudiar en nuestro Seminario en Lincoln[2], Nebraska [EE.UU]. Necesitaríamos muchos benefactores generosos a fin de poder establecer un seminario para los seminaristas de habla hispana. En ese caso, habría ciertamente más vocaciones para el sacerdocio tradicional. [Consultas directas y donativos aquí].

*Artículo publicado en español por Liturgia y Tradición Católica

 

[Traducción de Dominus Est para Liturgia y Tradición CatólicaArtículo original por Regina Magazine]

*permitida su reproducción mencionando a LiturgiayTradicionCatolica.wordpress.com

 

 

 

[1] Capilla de las Ánimas del Purgatorio.

[2] Seminario de Nuestra Señora de Guadalupe, FSSP, en Lincoln, Nebraska, EE.UU.

http://www.fsspolgs.org/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: