Profanando a Nuestro Señor Eucaristía parte por parte

“Fragmentos de la hostia consagrada son aplastados por los pies… Nuestro Dios, en nuestras iglesias, ¡es pisoteado!”.

 

Por Brian Williams. Liturgy Guy. 23 de Julio de 2018.

 

En una  entrevista en 2014 para Catholic Herald (Reino Unido), el obispo de Astana, Mons. Athanasius Schneider  habló sobre la gran crisis que enfrenta la Iglesia hoy, debido en gran parte al mal trato a la Eucaristía tan extendido. Mons. Schneider hizo la siguiente observación:

 

A mi entender y experiencia, la herida más profunda en la crisis actual de la Iglesia es la herida a la Eucaristía; los abusos contra el Santísimo Sacramento…

Existe… la cuestión de la recepción objetivamente irreverente de la Santa Comunión. La llamada nueva manera moderna de recibir la Santa Comunión directamente en la mano, es muy grave porque expones a Cristo a una enorme banalidad.

 

portada-cinco-llagas

Profanación de la Sagrada Eucaristía por las llamadas “ministras de la comunión” y por la recepción de la Comunión en la mano

 

Esta no es la simple opinión del Obispo Athanasius Schneider tampoco. Mientras que pocos obispos se han pronunciado en contra de esta práctica moderna, y muchas conferencias episcopales lo permiten, Roma misma ha tomado consciencia del problema inherente con la distribución de la Comunión en la mano. La Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice ha intervenido sobre este mismo asunto. Del sitio web del Vaticano: [En español aquí]

 

Desde la época de los Padres, nace y se consolida una tendencia a restringir cada vez más la distribución de la Comunión en la mano y a favorecer la distribución en la lengua. El motivo de esta preferencia es doble: a) por una parte, evitar al máximo la dispersión de los fragmentos eucarísticos; b) por otra, favorecer el crecimiento de la devoción de los fieles hacia la presencia real de Cristo en el Sacramento de la Eucaristía.

 

image29

Comunión de rodillas y en la boca

 

Es por esta razón precisamente que el Santo Padre regresó a la práctica tradicional de dar la Comunión en la boca en las misas papales.

Mientras que otros han escrito sobre la muy difundida pérdida de la creencia en la Presencia Real durante los últimos cuarenta años (una visión respaldada por numerosos estudios), es el primer punto de énfasis del Vaticano el que debería ser de preocupación inmediata para nosotros. Pongámoslo de manera simple, recibir la Comunión en la mano lleva a una pérdida de partículas Eucarísticas, lo que resulta en una profanación del Santísimo Sacramento.

 

image23

Partículas de la Sagrada Hostia que quedan en la mano. Nuestro Señor está presente en cada partícula de la Hostia consagrada.

 

Mons. Schneider ha dirigido esta preocupación así también:

Existe el grave hecho de la pérdida de fragmentos Eucarísticos. Nadie puede negar esto. Y los fragmentos de la hostia consagrada son aplastados por los pies. ¡Esto es horrible! Nuestro Señor, en nuestras iglesias, ¡es pisoteado! Nadie puede negarlo.

[…]

Un sacerdote y un obispo no pueden decir que esta práctica está bien. Aquí está en juego lo más sagrado, lo más divino y concreto sobre la Tierra.

 

En años recientes he visto esta preocupación ser descartada, incluso puesta en duda, por aquellos que abogan por esta práctica moderna. Algunos ven estas advertencias proféticas contra la profanación como una forma de escrupulosidad, una rigidez que está muy por encima de su preocupación por la Eucaristía. Parece que muchos han olvidado que Nuestro Señor está “presente absoluta y enteramente en la más pequeña porción de la Santa Eucaristía…” (Catecismo de Baltimore, Lección 22).

 

De hecho, una defensa de la Comunión en la mano nos pide creer una de dos proposiciones. Ya sea que:

  • El Vaticano y el Obispo Schneider son deshonestos cuando dicen que los fragmentos de Nuestro Señor Eucaristía se pierden cuando la comunión es distribuida en la mano; o que…
  • Las partículas se pierden pero simplemente no nos importa porque los católicos estamos acostumbrados a esta práctica y no podemos pedirles que la cambien ahora. En otras palabras, temor al Hombre en lugar de temor al Señor.

 

Es necesario un diálogo sobre esta material de grave importancia ahora más que nunca. El mismo hecho de que pocos estén interesados en tener esta conversación debería preocuparnos.

 

Tal como ha dicho el Obispo Schneider:

“Fragmentos de la hostia consagrada son aplastados por los pies… Nuestro Dios, en nuestras iglesias, ¡es pisoteado!”.

 

Recientemente un sacerdote compartió algo conmigo y que creo que pocos laicos conocen, pero que exige ser conocido. Dijo que en cada misa… cada misa… ve partículas de la hostia flotando en el cáliz sagrado después de frotar sus pulgares y dedos, y después de limpiar la patena. Aquí no estamos hablando simplemente de aquello que es demasiado pequeño para ser visto. No, ¡estas piezas son visibles de hecho a simple vista!

Desde entonces he preguntado a alrededor de una docena de otros sacerdotes sobre esto y he recibido de vuelta la misma respuesta. Cada uno dijo que ellos también ven o sienten fragmentos de Nuestro Señor en cada misa. Desafortunadamente, el cuidado que toman para prevenir la pérdida de partículas en el altar no puede hacerse cuando distribuyen la comunión en la mano. Estoy convencido de que muchos de los laicos no se han dado cuenta completamente de esto aún. Me parece también que es injusto que un obispo pida obediencia de sus sacerdotes en un asunto de profanación de la Eucaristía. Y sin embrago, hasta que los obispos terminen con esta práctica irreverente en sus diócesis de una vez por todas, esto es de hecho lo que está sucediendo.

 

img_2269

 

Como dije al principio, o elegimos creer que partes de Nuestro Señor se pierden y son pisoteadas, o elegimos no darle importancia. Nuestros obispos sin duda ven y sienten fragmentos cuando ofrecen la santa misa. Por lo tanto, me parece que han elegido lo segundo y no lo primero. Y si es así, ¿cómo entonces podemos no reconocer que es el temor al Hombre lo que evita que la Iglesia termine con esta práctica profana? Al final, Nuestro Señor Eucaristía no debería ser visto nunca como un daño colateral aceptable solo porque tenemos miedo de hacer lo que es correcto.

 

[Traducción de Dominus Est. Artículo original]

*permitida su reproducción mencionando a dominusestblog.wordpress.com

 

 

VER TAMBIÉN:

BASTA DE COMUNIÓN EN LA MANO. Ponte de rodillas y recibe a tu Rey

¿Cómo recibir a Jesucristo realmente presente en cada hostia? Por Mons. Athanasius Schneider

Las cinco llagas del Cuerpo Místico y Litúrgico. Por Mons. Athanasius Schneider

Dominus Est: Mons. Schneider sobre la recepción de la Santa Comunión

 

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: