‘LA INTERCOMUNIÓN ENTRE CATÓLICOS Y PROTESTANTES ES IMPOSIBLE DOCTRINALMENTE’ : CARD. MÜLLER

El Card. Müller está reafirmando el rechazo del Vaticano y del Papa Francisco a la intercomunión entre cónyuges católicos y protestantes. 

 

Por Alexander Slavsky  •  ChurchMilitant.com  •  21 de abril de 2018.

 

Si los protestantes quieren recibir la Sagrada Comunión, deben buscar la plena comunión eclesial en la Iglesia.

 

CIUDAD DEL VATICANO ( ChurchMilitant.com) – El ex jefe de Doctrina del Vaticano está reafirmando el rechazo del Vaticano y del Papa Francisco a la intercomunión entre cónyuges católicos y protestantes.

En un artículo publicado el viernes en First Things, el Cardenal Gerhard Müller criticó la propuesta de los obispos alemanes de permitir que los cónyuges no católicos de católicos reciban la Eucaristía.

El antiguo jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Müller, reafirmó la enseñanza de la Iglesia de que «solo los bautizados pueden recibir la comunión sacramental» con «la Iglesia Católica y que está gobernada por el sucesor de Pedro y los obispos en comunión con él».

 

«Cualquiera que cuestione esta verdad revelada en teoría o que la anule en la práctica entra en abierto contraste con la fe católica», insistió.

 

Esto llega después de un informe lanzado el miércoles desde kath.net por «fuentes bien informadas del Vaticano» que la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) «con aprobación papal expresa» ha rechazado la posibilidad de la intercomunicación en un folleto del 22 de febrero.

 

2018-04-20_-_Cdl._Reinhard_Marx

Cardenal  Reinhard Marx

 

El cardenal Reinhard Marx, jefe de la Conferencia Episcopal Alemana,  ha dicho en el folleto que los cónyuges protestantes pueden recibir la Sagrada Comunión según el canon 844 del Código de Derecho Canónico, que permite que un no católico reciba la Sagrada Comunión en casos de peligro de muerte o «alguna otra necesidad grave».

El folleto permitiría cónyuges protestantes recibir la Eucaristía después de un “examen serio” de conciencia con un sacerdote, una “afirmación de la fe católica”, un deseo de poner fin a una “grave angustia espiritual” y un anhelo espiritual “de satisfacer el hambre por la Eucaristía”.

Müller señaló que la tendencia actual es subordinar la teología a la “ideología y política eclesiástica” dentro de la Iglesia. Discutió que cada obispo nombrado es etiquetado ya sea como liberal o como conservador a partir de su primera conferencia de prensa, generalmente en referencia a “si se expresa ‘a favor o  en contra’ de la bendición de las parejas homosexuales, ‘a favor o en contra’ del “celibato sacerdotal” y ‘a favor o en contra’ de la Sagrada Comunión para los ‘divorciados y [civilmente] vueltos a casar'».

Señaló cómo los sacramentos “ya no son observados como signos visibles instituidos por Cristo y celebrados en la Iglesia, teniendo un efecto de gracia invisible en aquellos que están bien dispuestos”. Sino más bien se los malinterpreta como “medios psicológicos y sociales de apoyo” para facilitar nuestra experiencia interna con un ‘Cristo’ que se forma en nuestra conciencia de acuerdo a nuestra propia imagen y semejanza”.

 

Pero el Cardenal Müller reiteró la enseñanza perenne de la iglesia con respecto a la recepción de la Sagrada Comunión:

Siempre ha estado claro que para que todo católico reciba el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Eucaristía de una manera lícita y fructífera, se necesita estar en plena comunión con el cuerpo eclesial de Cristo en la profesión del Credo, en los sacramentos y en la constitución jerárquica de la Iglesia visible.  Además, los creyentes deben estar en estado de gracia santificante, es decir, deben arrepentirse sinceramente de cualquier pecado mortal y confesarse, con la firme resolución de no volver a pecar. 

 

Su Eminencia aclaró que cuando los papas y los concilios excomulgaban a los herejes y cismáticos, se les prohibía la Eucaristía «hasta el día en que se convirtieran y se reconciliaran con Dios y con la Iglesia».

 

Müller ratificó que los no católicos pueden “en situaciones de grave necesidad que tienen que ver con su salvación eterna – situaciones que no pueden confundirse con predicamentos sociales o psicológicos – pedirle a un sacerdote católico el perdón sacramental de sus pecados y la Santa Comunión como un viático, es decir, como alimento para su viaje final”.

Pero hizo la diferencia entre “la necesidad seria y apremiante» y la unión sacramental «de facto» de la Iglesia católica con las comunidades eclesiales que no están en plena comunión con ella”. Fue claro y firme en que un matrimonio entre un cónyuge protestante y uno católico no constituye no constituye una “grave y apremiante necesidad, requiriendo la administración de los sacramentos de la Iglesia Católica para la salvación de su alma «.

 

“Los sacramentos ya no son considerados signos visibles instituidos por Cristo y celebrados en la Iglesia, efectuando gracia invisible en aquellos que están bien dispuestos”.  Tweet

 

Si los cristianos protestantes tienen una “convicción interna de que en su conciencia afirman toda la fe católica y su forma eclesial”, entonces ellos buscan la plena reconciliación con la Iglesia, de acuerdo con el Cardenal Müller.

 

image13

Cardenal Rainer Woelki de Colonia, Alemania quien junto con otros obispos alemanes ha pedido la intervención del Vaticano.

 

Además de Müller, otros seis obispos alemanes también rompieron con la Conferencia Episcopal Alemana este mes y pidieron al Vaticano que intervenga y detenga la propuesta. Los prelados escribieron una carta al sucesor de Müller, Arzobispo Luis Ladaria, afirmando que la Conferencia ha sobrepasado sus límites, al tiempo que suplicaba por la asistencia del Vaticano.

Pero Marx ha rechazado sus preocupaciones, diciendo que los obispos [alemanes] “no quieren cambiar ninguna doctrina” mientras niega que el folleto sugiere que los protestantes solo pueden recibir la Eucaristía después de convertirse al catolicismo, lo que se conoce como “ecumenismo de retorno o conversión».

El Cardenal Müller terminó su artículo argumentando que la autoridad de la Conferencia Episcopal no recae en “Intervenir en la sustancia de los sacramentos o para iniciar procesos tácitamente que establecen errores y confusión en la práctica sacramental, poniendo así en peligro la salvación de las almas”.

 

[Traducción de Dominus Est. Artículo original]

*permitida su reproducción mencionando a dominusestblog.wordpress.com

 

 

Ver también:

Obispos alemanes en guerra por la Santa Comunión

‘Intervengan en la propuesta de Comunión a Protestantes’: Obispos alemanes al Vaticano

Card. Marx: Comunión a cónyuges ‘no católicos’ NO es admisión general y deben afirmar la Fe Católica

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: