Card. Sarah: La tan difundida Comunión en la mano es parte del ataque de Satanás contra la Eucaristía

Por Diane Montagna. LifeSiteNews. 23 de febrero de 2018.

 

“Se necesita volver a pensar en la manera de distribuir la Comunión”. Card. Sarah.

 

ROMA – El jefe del departamento del Vaticano que supervisa la liturgia está convocando a los fieles católicos a volver a recibir la Sagrada Comunión en la boca y de rodillas.

En el prefacio de un nuevo libro sobre el tema, el Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, escribe: “El ataque diabólico más insidioso consiste en tratar de extinguir la fe en la Eucaristía, sembrando errores y fomentando una forma inadecuada de recibirla. Verdaderamente la guerra entre Miguel y sus Ángeles por un lado, y Lucifer por el otro, continúa en los corazones de los fieles”.

 

“El objetivo de Satanás es el sacrificio de la Misa y la presencia real de Jesús en la hostia consagrada”, dijo.

 

El nuevo libro, de Don Federico Bortoli, fue lanzado en italiano bajo el título: “La distribución de la Comunión en la mano: un estudio histórico, jurídico y pastoral” [La distribuzione della comunione sulla mano. Profili storici, giuridici e pastorali].

Recordando el centenario de las apariciones de Fátima, Sarah escribe que el Ángel de la Paz que se apareció a los tres pastores antes de la visita de la Santísima Virgen “nos muestra cómo debemos recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo”. Su Eminencia luego identifica los ultrajes por los cuales Jesús es ofendido hoy en la Sagrada Eucaristía, incluida la llamada ‘intercomunión’ “.

Sarah continúa considerando cómo la fe en la Presencia Real “puede influenciar la manera en que recibimos la Comunión, y viceversa”, y propone al Papa Juan Pablo II y a la Madre Teresa como dos santos modernos que Dios nos ha dado para imitar en su reverencia en la recepción de la Sagrada Eucaristía.

“¿Por qué insistimos en recibir la Comunión de pie y en la mano?”, Pregunta el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino. La manera en que se distribuye y recibe la Sagrada Eucaristía, escribe, “es una pregunta importante sobre la cual la Iglesia de hoy debe reflexionar”.

A continuación, con el amable permiso de La Nuova Bussola, donde se publicó por primera vez el prólogo, ofrecemos a nuestros lectores una traducción de LifeSiteNews de varios extractos clave del texto del Cardenal Sarah.

 

+++

 

La Providencia, que dispone todo sabia y dulcemente, nos ha ofrecido el libro La Distribución de la Comunión en la mano, de Federico Bortoli, justo después de haber celebrado el centenario de las apariciones de Fátima. Antes de la aparición de la Virgen María, en la primavera de 1916, el Ángel de la Paz se apareció a Lucía, Jacinta y Francisco, y les dijo: “No tengan miedo, yo soy el Ángel de la Paz”. Reza conmigo”. (…) En la primavera de 1916, en la tercera aparición del Ángel, los niños se dieron cuenta de que el Ángel, que siempre era el mismo, tenía en su mano izquierda un cáliz sobre el cual estaba una hostia suspendida. (…) Dio la Santa Hostia a Lucía, y la Sangre del cáliz a Jacinta y Francisco, quienes permanecieron de rodillas, diciendo: “Tomen y beban el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajados por hombres ingratos. Reparen sus crímenes y consuelen a su Dios. “El Ángel se postró de nuevo en el suelo, repitiendo la misma oración tres veces con Lucía, Jacinta y Francisco.

El Ángel de la Paz, por lo tanto, nos muestra cómo debemos recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. La oración de reparación dictada por el Ángel, por desgracia, no es nada obsoleta. Pero, ¿cuáles son los ultrajes que recibe Jesús en la Santa Hostia, para lo cual tenemos que reparar? En primer lugar, están los ultrajes contra el sacramento mismo: las horribles profanaciones, de las que algunos conversos ex satanistas han informado y ofrecen descripciones horripilantes. Las Comuniones sacrílegas, no recibidas en el estado de la gracia de Dios, o no profesando la fe católica (me refiero a ciertas formas de la llamada “intercomunión”), también son ultrajes. En segundo lugar, todo lo que podría evitar la fecundidad del Sacramento, especialmente los errores sembrados en las mentes de los fieles para que ya no crean en la Eucaristía, es un ultraje para Nuestro Señor. Las terribles profanaciones que tienen lugar en las llamadas “misas negras”, decir que no hieren directamente a Aquel que está en la Hostia es erróneo, y termina solo en los accidentes del pan y el vino.

 

Por supuesto, Jesús sufre por las almas de aquellos que lo profanan, y por quienes derramó su Sangre que tan miserable y cruelmente desprecian. Pero Jesús sufre más cuando el don extraordinario de su Presencia Eucarística divina-humana no puede traer sus efectos potenciales a las almas de los creyentes. Y así podemos entender que el ataque diabólico más insidioso consiste en tratar de extinguir la fe en la Eucaristía, sembrando errores y fomentando una forma inadecuada de recibirlo. Verdaderamente la guerra entre Miguel y sus Ángeles por un lado, y lucifer por otro, continúa en los corazones de los fieles: el objetivo de Satanás es el sacrificio de la Misa y la presencia real de Jesús en la hostia consagrada. Este intento de robo sigue dos pistas: la primera es la reducción del concepto de “presencia real.” Muchos teólogos persisten en burlarse o desairar el término “transubstanciación” a pesar de las constantes referencias del Magisterio (…)

 

image

 

Veamos ahora cómo la fe en la presencia real puede influir en la manera en que recibimos la Comunión, y viceversa. Recibir Comunión en la mano sin duda implica una gran dispersión de fragmentos. Por el contrario, la atención a las migas más pequeñas, el cuidado en purificar los vasos sagrados, no tocar la Hostia con las manos sudorosas, todo se convierte en profesiones de fe en la presencia real de Jesús, incluso en las partes más pequeñas de las especies consagradas: si Jesús es la sustancia del pan eucarístico, y si las dimensiones de los fragmentos son solo accidentes del pan, ¡es de poca importancia cuán grande o pequeña es una pieza de la hostia! ¡La sustancia es lo mismo! ¡Es él! Por el contrario, la falta de atención a los fragmentos nos hace perder de vista el dogma. Poco a poco, el pensamiento puede prevalecer gradualmente: “Si incluso el párroco no presta atención a los fragmentos, si administra la comunión de tal manera que los fragmentos se puedan esparcir, entonces significa que Jesús no está en ellos, o que Él está ‘hasta cierto punto’ “.

 

La segunda pista en la que se ejecuta el ataque contra la Eucaristía es el intento de eliminar el sentido de lo sagrado de los corazones de los fieles. (…) Mientras que el término “transubstanciación” nos señala la realidad de la presencia, el sentido de lo sagrado nos permite vislumbrar su unicidad y santidad absolutas. ¡Qué desgracia sería perder el sentido de lo sagrado precisamente en lo más sagrado! ¿Y cómo es posible? Al recibir comida especial de la misma manera que la comida ordinaria. (…)

 

La liturgia se compone de muchos pequeños rituales y gestos, cada uno de ellos es capaz de expresar estas actitudes llenas de amor, respeto filial y adoración hacia Dios. Precisamente por eso es apropiado promover la belleza, la idoneidad y el valor pastoral de una práctica desarrollada durante la larga vida y tradición de la Iglesia, es decir, el acto de recibir la Sagrada Comunión en la lengua y de rodillas. La grandeza y la nobleza del hombre, así como la máxima expresión de su amor por su Creador, consiste en arrodillarse ante Dios. Jesús mismo oró de rodillas en presencia del Padre. (…)

 

image

 

En este sentido, me gustaría proponer el ejemplo de dos grandes santos de nuestro tiempo: San Juan Pablo II y Santa Teresa de Calcuta. Toda la vida de Karol Wojtyla estuvo marcada por un profundo respeto por la Sagrada Eucaristía. (…) A pesar de estar exhausto y sin fuerzas (…) siempre se arrodillaba ante el Santísimo Sacramento. No pudo arrodillarse y ponerse de pie solo. Necesitaba que otros doblaran sus rodillas y se levantaran. Hasta sus últimos días, quiso ofrecernos un gran testimonio de reverencia por el Santísimo Sacramento. ¿Por qué estamos tan orgullosos e insensibles a las señales que Dios mismo nos ofrece para nuestro crecimiento espiritual y nuestra relación íntima con Él? ¿Por qué no nos arrodillamos para recibir la Sagrada Comunión según el ejemplo de los santos? ¿Es realmente tan humillante inclinarse y permanecer arrodillado ante el Señor Jesucristo? Y sin embargo, “aunque estaba en la forma de Dios, […] se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2, 6-8).

 

Santa Madre Teresa de Calcuta, una religiosa excepcional que nadie se atrevería a considerar como tradicionalista, fundamentalista o extremista, cuya fe, santidad y entrega total de sí misma a Dios y los pobres son conocidas por todos, tenía un respeto y un culto absoluto al Divino Cuerpo de Jesucristo. Ciertamente, ella tocaba diariamente la “carne” de Cristo en los cuerpos deteriorados y sufrientes de los más pobres entre los pobres. Y, sin embargo, llena de asombro y veneración respetuosa, la Madre Teresa se abstuvo de tocar el cuerpo de Cristo transubstanciado. En cambio, ella lo adoró y lo contempló en silencio, se mantenía de rodillas y se postraba ante Jesús en la Eucaristía. Además, ella recibía la Sagrada Comunión en la boca, como un niño que humildemente se dejaba alimentar por su Dios.

 

image

 

La santa se entristeció y dolió cuando vio a los cristianos recibiendo la Sagrada Comunión en sus manos. Además, dijo que, por lo que ella sabía, todas sus hermanas recibían la Comunión solo en la lengua. ¿No es esta la exhortación que Dios mismo nos dirige? “Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto. Abre la boca y la llenaré “? (Sal. 81, 10)

 

¿Por qué insistimos en recibir la comunión de pie y en la mano? ¿Por qué esta actitud de falta de sumisión a los signos de Dios? Que ningún sacerdote se atreva a imponer su autoridad en este asunto al negar o maltratar a quienes desean recibir la Comunión arrodillados y en la lengua. Vayamos como niños y recibamos humildemente el Cuerpo de Cristo de rodillas y en nuestra lengua. Los santos nos dan el ejemplo. ¡Son los modelos a imitar que Dios nos ofrece!

 

Pero, ¿cómo puede ser tan común la práctica de recibir la Eucaristía en la mano? La respuesta se nos da, y cuenta con el respaldo de documentación nunca antes publicada que es extraordinaria en su calidad y volumen, por Don Bortoli. Fue un proceso que fue todo menos claro, una transición de lo que la instrucción Memoriale Domini concedió, a lo que es una práctica tan extendida hoy (…) Desafortunadamente, como con el idioma del Latín, también con una reforma litúrgica que debería haber sido homogénea con los ritos anteriores, una concesión especial se ha convertido en la trampa para forzar y vaciar la caja fuerte de los tesoros litúrgicos de la Iglesia. El Señor conduce por los senderos correctos (ver Sabiduría 10:10), no por subterfugios. Por lo tanto, además de las motivaciones teológicas mostradas arriba, también la forma en que se extendió la práctica de la Comunión en la mano parece haberse impuesto no según los caminos de Dios.

 

Que este libro aliente a los sacerdotes y fieles que, movidos también por el ejemplo de Benedicto XVI -que en los últimos años de su pontificado quiso distribuir la Eucaristía en la boca y de rodillas- desean administrar o recibir la Eucaristía de esta última manera, que es mucho más adecuado para el Sacramento mismo. Espero que pueda haber un redescubrimiento y promoción de la belleza y el valor pastoral de este método. En mi opinión y juicio, esta es una pregunta importante sobre la cual la Iglesia de hoy debe reflexionar. Este es un gran acto de adoración y amor que cada uno de nosotros puede ofrecer a Jesucristo. Estoy muy contento de ver a tantos jóvenes que eligen recibir a nuestro Señor tan reverentemente de rodillas y en sus lenguas. Que el trabajo del P. Bortoli fomente un replanteamiento general sobre la forma en que se distribuye la Sagrada Comunión. Como dije al comienzo de este prefacio, acabamos de celebrar el centenario de Fátima y nos alienta a esperar el triunfo seguro del Inmaculado Corazón de María para que, al final, la verdad sobre la liturgia también triunfe.

 

* Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos

 

[Traducción de Filius Mariae. Dominus Est. Artículo original]

*permitida su reproducción mencionando a dominusestblog.wordpress.com

 

 

Ver también:

BASTA DE COMUNIÓN EN LA MANO. Ponte de rodillas y recibe a tu Rey.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Card. Sarah: La tan difundida Comunión en la mano es parte del ataque de Satanás contra la Eucaristía

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: