“Católicos de 50 min.”, y eso es mucho. Es fuerte, pero alguien tiene que decirlo.

Por Michael Voris. ChurchMilitant.com. 9 de febrero de 2018.

 

Probablemente habrán oído hablar de aquella horrible investigación que muestra que una vasta mayoría de católicos no practican la Fe. La mitad de hecho ya apostató y dejó la Iglesia. Otra tercera parte, ni se molesta, apareciéndose apenas una o dos veces al año cuando alguien se casa o es sepultado. Todo esto dicho, alrededor del 80% de los católicos en los EE.UU. tienen muy poco, o ningún contacto con la Iglesia en absoluto. Pero qué hay del remanente aproximado del 20% – ¿ni siquiera sus hijos, ni mayores ni pequeños, que aún viven en casa irán en el futuro?

 

Ver vídeo (En inglés. Este artículo es su transcripción en español):

 

¿Qué hay de esta minoría católica dentro de la minoría católica? A la mayor parte, pueden llamarlos “los Católicos de 50 minutos”, es decir, su contacto con la Iglesia es para la Misa dominical, y eso es todo – se aparecen por menos de una hora, sentados ahí aburridos o distraídos, o metidos en algo, se levantan para recibir la Santa Comunión y ¡se van! Esto no es una falta de celo, sino una falta de interés en lo que sea que esté sucediendo o incluso en lo que, ellos mismos, están haciendo. Están ahí sólo por el hábito o por un sentido de herencia, o por cientos de otras razones pero no por la gloria de la Fe.

 

portada católicos comodinos

 

Son la definición perfecta de tibios. A ellos no les importa en realidad pero van sólo por inercia. Se parece mucho a un matrimonio sin amor. Ninguno de ambos cónyuges quiere forzar ningún tema que pudiera acarrear la desintegración final porque francamente, es más fácil quedarse donde se está que vivir en la verdad. Es como dice la vieja canción: “Romper es difícil”. Así que el clero no les plantea el reto de por qué deberían estar ahí en realidad, y los tibios siguen tirando $10 o $20 usd. [en algunos países apenas el 5% de eso, y no por falta de recursos. N.d.T.] y ya todo está bien. Excepto que, no todo está bien –  y está lejos de estarlo.

Un padre, con quien conversaba algunos años atrás precisamente sobre este problema se saltó los límites con la bien ensayada expresión – deben enseñarla en el seminario – “Bueno, al menos vienen”. ¿Y qué? ¿Vienen a qué? A una celebración en donde nunca se les habla de la vida eterna – ya sea la salvación o la condenación [eternas]. A duras penas predican sobre la Confesión, a menos que se trate de la “absolución general” de una vez al año que [por cierto], no está permitida.

Los sacerdotes nunca les advierten sobre la recepción sacrílega de la Santa Comunión [un ejemplo es comulgar habiendo faltado a misa, que sigue siendo pecado mortal, y el rezo del Rosario no sustituye, ni satisface, el precepto dominical[1]]. No, el “Católico de 50 minutos” entra vestido con su atuendo de centro comercial, generalmente tarde o apenas, pasando rápidamente a una banca sin hacer genuflexión [o apenas una especie de reverencia tibia. N.d.T.], se sienta ahí sin comprometerse, escuchando una predicación pobre, la mayor de las veces sobre causas liberales o políticas en el altar mientras el sacerdote les sonríe y sobreactúa su papel, o diciendo el Padrenuestro tomándose de las manos – porque eso “le da más sentido” – pasan algunos momentos dispensando el saludo de la paz a cualquiera y a todos en la iglesia [esto se extiende e invade el momento del ‘Agnus Dei’ (Cordero de Dios) N.d.T.] suben a buscar el pan, y pueden o no, salirse antes. Y por supuesto, esto viene acompañado generalmente por alguna variedad de música Protestante u horripilante y melosa música “católica”, escrita por algún ex sacerdote que ahora vive con su amante gay en alguna parte. Para una gran parte de los pocos que aún permanecen católicos y que van a Misa, ésta es toda su participación y conexión con la Iglesia. ‘50 minutos’ a la semana, y eso ya es mucho, muchas gracias. No quisieran que se les etiquetara como radicales o algo.

 

FullSizeRender (20)

 

Liturgia plagada de abusos, mala predicación – a menudo plagada de opiniones contrarias a la Fe – y práctica de Comunión sacrílega. Ahora “hay un plan ganador para expandir la Fe”. Un destacado autor católico comentaba hace un par de semanas que el Catolicismo está perdido. Y la razón de que está perdido es porque ya no hay un espíritu de contradicción en la Iglesia. Nada malo resulta ya nunca más confrontado o contradicho porque eso acarrearía el único pecado mortal que la “Iglesia de lo Bonito” admite – ‘ofender’. ¿Cómo es que llegamos a este punto? Porque los obispos lo permiten y algunas veces lo fomentan.

 

image

 

La escuela de obispos debe tener un lema arriba de sus puertas que diga “Nolite Navem Agitare”, expresión latina para “No agiten la nave” [o “no hagan olas”].  Nunca planteen un reto a nadie y ciertamente nunca se lo permitan a ustedes mismos, el clero, verse retados incluso de cara a la herejía, al cisma, violaciones al derecho canónico, abusos litúrgicos, desacuerdos con la fe [y magisterio] – todo ello.

Esto ha permeado hasta los laicos quienes ahora – habiendo adoptado la premisa de “no agiten la nave” [no hagan olas] – siéntense ahí y no agiten la nave de su propia vida espiritual. Los laicos no hacen ninguna reflexión interior, ninguna auto evaluación, no tienen el deseo de aprender nada sobre la Fe. ¿Y por qué deberían? Estos mismos líderes sin carácter impulsan el sinsentido de que todos van al Cielo [Universalismo[2]], que todas las religiones son más o menos lo mismo y que la enseñanza moral de la Iglesia puede ser ampliamente ignorada.

 

¿Por qué tenemos “Católicos de 50 minutos”? Porque tenemos un “Clero de 50 minutos”, más interesados en la colecta que en las almas enfrente de ellos.

 

[Traducción de Dominus Est. Artículo original]

*permitida su reproducción mencionando a dominusestblog.wordpress.com

 

[Descargue el audio. En inglés]

Referencias:

[1] Art. 1389 La Iglesia obliga a los fieles “a participar los domingos y días de fiesta en la divina liturgia” (cf OE 15) y a recibir al menos una vez al año la Eucaristía, s i es posible en tiempo pascual (cf CIC can. 920), preparados por el sacramento de la Reconciliación. Pero la Iglesia recomienda vivamente a los fieles recibir la santa Eucaristía los domingos y los días de fiesta, o con más frecuencia aún, incluso todos los días.

Art. 2181 La Eucaristía del domingo fundamenta y confirma toda la práctica cristiana. Por eso los fieles están obligados a participar en la Eucaristía los días de precepto, a no ser que estén excusados por una razón seria (por ejemplo, enfermedad, el cuidado de niños pequeños) o dispensados por su pastor propio (cf CIC can. 1245). Los que deliberadamente faltan a esta obligación cometen un pecado grave.”

Catecismo de la Iglesia Católica.

 

[2] Universalismo. Corriente religiosa cristiana (Secta Liberal Protestante – encontrada principalmente en Norteamérica) que se caracteriza por creer en la salvación de todos los hombres en virtud de la bondad y el amor infinitos de Dios.

 

 

Ver también:

Jesús, quien te ama tanto, advirtió con frecuencia sobre el Infierno

‘EL INFIERNO DEL QUE NO HABLAS’. Ten mucho cuidado a quien escuchas.

Cristo no siempre fue cortés

SERIE. 8 errores modernos que todo católico debe conocer y evitar

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre ““Católicos de 50 min.”, y eso es mucho. Es fuerte, pero alguien tiene que decirlo.

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: