ENTREVISTA AL CARDENAL MÜLLER. ‘No, la Iglesia no puede ser sólo aplausos’

Por Matteo Matzuzzi. IL FOGLIO. 21 de Julio de 2017.

La verdad sobre la última audiencia entre el ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y Francisco, la división en la Iglesia después del Sínodo. “El Magisterio no tiene la autoridad de corregir a Jesucristo, en todo caso es al contrario”.

 

Extracto de la entrevista realizada por Matteo Matzuzzi al Cardenal Gerhard Müller para Il Foglio. La última audiencia con el Papa, las dubia, la Iglesia en Europa, la FSSPX.

 

Roma. Eminencia, ¿se ha hecho una idea de por qué el Papa decidió removerlo de la dirección de la congregación para la Doctrina de la Fe?

“No, no lo sé, porque el Santo Padre no me lo ha dicho. Sólo me informó que el mandato no sería renovado. Ha habido muchas especulaciones al respecto en los medios de comunicación en los últimos días; diría también que el nombramiento del nuevo secretario de la congregación (mons. Giacomo Morandi N.d.R.) dado a conocer el martes pasado, es un poco la clave…”

“Soy leal a Papa, pero no soy un adulador”

“¿Por qué no se inicia un diálogo sobre las dubia? Hasta ahora sólo he escuchado ofensas contra estos cardenales”.

“Schönborn, ¿posición opuesta a la mía? Puede darse, pero tiene una contraria a aquella que él tenía antes”.

“Es que los cristianos no podemos volver a las catacumbas… No podemos evitar las batallas contemporáneas”.

 

A propósito de la Iglesia alemana: Desde ahí, en los últimos tres años, han llegado los vientos de cambio más fuertes, con el cardenal Marx que decía ante los micrófonos que “Roma nunca podrá decirnos qué hacer y qué no en Alemania”. ¿Pero cómo está la situación, hoy, en aquel país?

“Dramática”, dice Müller de inmediato, quien por diez años fue obispo de Ratisbona, antes de ser llamado a Roma por Benedicto XVI. “La participación activa está muy disminuida, también la transmisión de la fe no como teoría sino en el encuentro con Jesucristo vivo que ha disminuido. Y así las vocaciones religiosas. Estas son señales, factores por los cuales se ve la situación de la Iglesia. Pero es toda Europa que vive ya un proceso de descristianización forzada, que va más allá de la simple secularización”.

“Y – dice nuestro interlocutor – la descristianización de toda la base antropológica, con el hombre definido estrechamente sin Dios y sin la trascendencia. La religión se vive como un sentimiento, pero no como adoración a Dios creador y salvador. En este gran marco, dichos factores no son buenos para la transmisión de la fe cristiana vivida y por esto es necesario no perder nuestras energías en luchas internas, en desencuentros del uno contra el otro, con los llamados progresistas quienes buscan la victoria cazando a todos los llamados conservadores”.

“Si se razona de esta manera – dice Müller – se da una idea de la Iglesia como de algo fuertemente politizado. Nuestro a priori no es ser conservadores o progresistas. Nuestro a priori es Jesús. Creer en la resurrección, en la ascensión o, en el regreso de Cristo en el último día ¿habrá fe tradicionalista o progresista? No, esta es simplemente la Verdad. Nuestras categorías deben ser la verdad y la justicia, no las categorías que van según el espíritu del tiempo”.

El cardenal define como “grave” la situación actual porque, “se ha reducido la práctica sacramental, la oración, el rezo. Todos los elementos de la fe que se ha vivido, de la fe popular, están destrozados. Y lo grave es que ya no se escucha sobre la necesidad de Dios, de la palabra sagrada y visible de Jesús. Se vive como si Dios no existiera. Responder a todo esto, es nuestro gran reto. No somos agentes propagandistas de nuestra propia verdad, sino testigos de la verdad salvífica. No de una idea de la fe, sino de la realidad que se ha vivido de la presencia de Cristo en el mundo”.

… A propósito de esta descristianización, preguntamos al cardenal Müller qué opina de L’Opzione Benedetto (La Opción Benedicto), tema lanzado hace años por el escritor Rod Dreher que plantea la hipótesis de una manera de vivir para los cristianos dentro del occidente descristianizado. Lo esencial que puede decirse, explica Müller, “es que los cristianos no podemos volver a las catacumbas. La dimensión misionera es fundamental para la Iglesia católica. No podemos evitar las batallas contemporáneas. Cristo dijo que no vino al mundo para obtener una paz superficial, sino para desafiar, a fin de que los cristianos conquisten la gracia de vivir, siguiendo el camino que nos ha indicado. Y así debemos hacer nosotros incluso cuando las condiciones, como hoy, no son favorables”.

 

[Traducción de Dominus Est. Artículo original de Il Foglio]

*permitida su reproducción mencionando a DominusEstBlog.wordpress.com

 

Etiquetas: ItalyGermanyCatholicismChristianityCardinal Gerhard MullerIl Foglio.

 

Un comentario sobre “ENTREVISTA AL CARDENAL MÜLLER. ‘No, la Iglesia no puede ser sólo aplausos’

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: