EL CARD. PELL SE OPONE A LA COMUNIÓN PARA PAREJAS EN ADULTERIO

Por Damian Thompson. THE SPECTATOR. 12 de Octubre de 2015.

El Cardenal George Pell, Prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano, acaba de emitir una declaración en la que dice que no hay “posibilidad” de que la “minoría” de los Padres sinodales, a favor del acceso a la Comunión para los divorciados vueltos a casar, pudieran salirse con la suya en el caótico Sínodo de la Familia.

Su portavoz dijo: “Hay un fuerte acuerdo en el sínodo en la mayoría de los puntos. Pero, obviamente hay algún desacuerdo porque los miembros minoritarios quieren cambiar las enseñanzas de la Iglesia sobre las disposiciones adecuadas y necesarias para la recepción de la comunión”.

“Obviamente no hay posibilidad de cambio en esta doctrina”.

El Cardenal confirmó la existencia (pero no con precisión) de una carta al Papa Francisco, filtrada hoy, presuntamente firmada por él mismo y por cardenales de los más altos cargos. En el texto publicado por el polémico periodista conservador Sandro Magister, los cardenales sugieren que las reglas del sínodo han sido alteradas para quitar el poder a los Padres sinodales y entregarlo a la comisión encargada de redactar el informe final.

Supuestamente también advierten a Francisco que infringir las reglas sobre la recepción de la Sagrada Comunión podría conducir a un tipo de colapso entre distintas facciones que casi ha destruido algunas denominaciones protestantes.

Pero, ¿es confiable Magister? Cuatro de los 13 cardenales dijeron haber firmado la carta, hoy negaron haberlo hecho, aunque sin elaboración y en algunos casos después de un misterioso retraso.

Esto es lo que el portavoz del Cardenal Pell dice al respecto:

“Una carta privada debe permanecer privada, sin embargo parece que hay errores tanto en el contenido como en la lista de firmantes”.

“El Cardenal está consciente que hay inquietudes entre muchos Padres sinodales sobre la composición del comité de redacción de la relatio final y sobre el proceso por el cual será presentado a los Padres sinodales y votado en consecuencia”.

Mientras tanto, el Cardenal Napier de Durban confirmó esta tarde que firmó una carta para el Papa, pero también pone en duda su contenido según lo informado por Magister. Napier, hablando con Crux, dijo que firmó una carta “específicamente sobre la comisión de 10 miembros preparando el documento final” – es decir, dirigiéndose a la preocupación de los conservadores de que la comisión, que incluye al Cardenal Baldisseri y al Arzobispo Forte, arquitectos del fiasco del año pasado, no reflejará exactamente las discusiones de los Padres sinodales.

La entrevista de Crux muestra que el Cardenal Napier tiene grandes dudas sobre este sínodo. Está preocupado por la “incertidumbre” que rodea la “conformación” del documento – y, en un devastador y espontáneo comentario, dice: “En este momento, es demasiado difícil saber si el resultado final ya está determinado”.

En otras palabras, Napier teme que el Sínodo haya sido manipulado – ¿de qué otra manera se puede describir “determinar el resultado” de un informe mucho antes de que las discusiones del sínodo hayan terminado?

Este ha sido un día de caos vergonzoso en el Vaticano. Pero, al final, el Papa Francisco todavía enfrenta una crisis. El Cardenal Napier y el Cardenal Robert Sarah, los dos cardenales africanos más influyentes, al parecer no confían en el funcionamiento del sínodo. Sarah, quien ahora es Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, no ha negado haber firmado la carta que apareció en el blog de Magister.

Tampoco el Cardenal Gerhard Müller, que ocupa el cargo todavía más alto como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Ahora bien, el Cardenal Timothy Dolan, Arzobispo de Nueva York, quien de ninguna maneras es un conservador de línea dura como su compañero estadounidense, el Cardenal Raymond Burke, tampoco ha negado haberla formado. En cambio, hoy emitió una declaración en la que argumenta que son los católicos “fieles” quienes obedecen las reglas que gobiernan la conducta sexual, y sienten que se han convertido en una minoría en la Iglesia.

El Papa Francisco, habiendo permitido a sus oficiales apilar las cartas contra la mayoría conservadora en el sínodo, ahora encuentra las cartas apiladas contra él. La creciente sospecha de que el resultado del proceso ha sido predeterminado, ha reunido a una coalición de católicos ortodoxos que no están de acuerdo en cuestiones de liturgia y política. Si Francisco ignora sus deseos, ya que tiene el poder de hacerlo el próximo año cuando responda al sínodo, comenzará una guerra civil en la Iglesia en serio.

 

[Traducción de R.Linares. Dominus Est. Artículo original]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: