Padre Minutella suspendido A Divinis. Los Fieles piden explicaciones al Obispo: “No aceptaremos un nuevo párroco”

Por Marco Tosatti-27 junio 2017-Stilum Curiae

Los parroquianos de don Alessandro Minutella, el sacerdote de Palermo castigado – no han podido controlar su corazón y de manera formalmente excesiva e imprudente, se han manifestado… sobre los aspectos más problemáticos del reinado del Pontífice. Por ello, el consejo parroquial ha escrito al obispo Lorefice, que ha alejado de sus funciones a don Minutella prohibiéndole celebrar, administrar los sacramentos y predicar un poco de otras cosas, Ellos han expresado toda su contrariedad afirmando que no aceptarán a  ningún otro párroco. Han solicitado al obispo que vaya a explicar las razones de su decisión, y han pedido a don Minutella que no se vaya. Más abajo encontrarán la carta.

 

Según algunos parroquianos, que se han manifestado de forma privada, parte de las motivaciones de la decisión, estarían relacionadas “en concreto con la interpretación de Amoris Laetitia, que para don Alessandro María Minutella legitima la distribución de Jesús Eucaristía a los divorciados que viven en condiciones objetivas de pecado. Don Minutella no hace otra cosa que reafirmar el magisterio de Juan Pablo II, el Papa de la Familia-como lo ha definido Bergoglio- y habiendo faltado claridad de parte de lo explicado por Francsico sobre esta cuestión, no habiendo respondido a los cuatro cardenales- don Minutella se ha atenido a las disposiciones hasta ahora claramente vigentes en el seno de la Iglesia católica”.

 

Lorefice 2

Su Excelencia Mons. Corrado Lorefice, montando bicicleta en el presbiterio de su Catedral

 

“Es una condena muy dolorosa” nos dice una parroquiana “que muestra la existencia de un verdadero y propio régimen autoritario de homologación de pensamiento”. “Hay otros sacerdotes problemáticos en Palermo (pero en el sentido “hiperprogresista” y gay friendly) y en Italia, pero que gozan del respaldo y complacencia ciertos eclesiásticos”, sostienen los fieles de don Minutella. Por el contrario, para el párroco de San Juan Bosco, la suspensión y el anatema; ha sido fulminado rápidamente.

Los parroquianos lamentan, por tanto, que a don Minutella le haya sido negada “la posibilidad de celebrar la última misa públicamente junto a sus amantes fieles”. También don Leonardo Ricotta, de la parroquia de San Juan Bosco, ha sido afligido de modo similar por el arzobispo Lorefice, que le ha ordenado no impartir más las catequesis del sábado por la tarde en “Radio Domina Nostra”, vía facebook, y a abstenerse de dar conferencias y declaraciones de cualquier género. Una imposición no fácilmente comprensible, desde el momento que don Ricotta ha mantenido siempre un comportamiento extremadamente prudente.

 

Aquí la carta:

A Su Excelencia

 

Corrado Lorefice

 

Arzobispo Metropolitano de Palermo

 

En nombre de todos los parroquianos expresamos nuestra cercanía, nuestro afecto y nuestra solidaridad con el Párroco que por bastantes años nos ha amado intensamente, educándonos en la fe, guiándonos espiritualmente y gastando su propia vida, minuto a minuto, por el bien de las almas de esta parroquia.

El decreto de alejamiento de su oficio de  párroco dado a conocer a nosotros hoy, nos deja más que nunca perdidos y sorprendidos, sino confundidos. Este es un momento de gran sufrimiento para nosotros como parroquianos, el de ver como se suspende forzadamente a nuestro amantísimo párroco y padre, don Alessandro Minutella. Sin este sacerdote guiando nuestras almas nos sentimos verdaderamente perdidos y abandonados de nuestro obispo. ¡Somos como ovejas sin pastor! Vuestra Excelencia no se ha dignado acoger nuestra invitación de venir a nuestra parroquia. Nosotros preguntamos, por tanto, ¿qué problema tiene contra nosotros-parroquianos- que buscamos vivir nuestra fe, esperanza y caridad en Cristo bajo la guía de este humilde, celoso e incansable pastor de almas, el padre Alessandro?

Este decreto de alejamiento de la Parroquia nos resulta falto de fundamento, en tanto que no encontramos nada malo o erróneo en la enseñanza y en el ministerio sacerdotal de don Alessandro. Por tanto, este decreto nos empuja, con razón, a creer que los motivos son otros y nosotros exigimos que Vuestra Excelencia venga a explicárnoslo en persona. Con espíritu de respeto y obediencia a Su persona, como Obispo de Palermo, nosotros sentimos la necesidad urgente de apelar directamente a Usted, invitándole una vez más: venga personalmente a hablarnos como parroquianos y a explicarnos el motivo por el cual aleja a nuestro Párroco, algo que nosotros consideramos una aversión personal motivada por la antipatía difundida con calumnias por parte de algunos hermanos envidiosos y sacerdotes  molestos por el ministerio fructífero, sólido y consistente de nuestro querido párroco, don Alessandro.

Este es nuestro sacerdote, nosotros lo reconocemos como el único, valiente y disponible para combatir, defender, promover y propagar la doctrina de la verdadera Iglesia católica en momentos en los cuales se está expandiendo la confusión y el desconcierto entre los fieles.

Excelencia, Le hacemos saber, de forma inequívoca, que no acogeremos voluntariamente a cualquier otro párroco sin que Vuestra Excelencia venga a darnos explicaciones. Este es el requerimiento, es decir, la invitación a que venga a nuestra parroquia y que surge del deseo unánime de los parroquianos que nos sentimos en estos momentos a merced de la pérdida y el abandono por parte del Pastor de la Diócesis. En el contexto de esta visita, será Vuestra Excelencia quien nos informe a nosotros de la eventual nominación de otro párroco como guía de nuestras almas. De otro modo, como se ha dicho sobradamente, no aceptaremos voluntariamente que otro sacerdote venga a tomar posesión de la parroquia.Nosotros, como comunidad cristiana, tomamos plena responsabilidad de nuestra elección, desobedeciendo los consejos de don Alessandro Minutella que nos ha invitado a actuar con calma. ¡Lo que aquí está en juego es el bien de nuestras almas! No es nada respetuoso con nuestra dificultad- pobres almas- viendo humillar, maltratar e infringir una condena dura a nuestro párroco que se ha gastado sin reservas al servicio de nuestra comunidad. Le pedimos, Excelencia, muéstrenos un mínimo de respeto y afecto, acogiendo nuestra invitación, dignándose visitar nuestra parroquia.

Sin conocer ni recibir la demostración de los motivos eventuales, nosotros, los parroquianos, continuaremos considerando a don Alessandro como a nuestro Pastor. Este Párroco, nuestro Párroco, es un hombre de Dios y se ha gastado siempre por nosotros cuando todos lo han abandonado, incluído el Obispo.

No permitiremos la toma de posesión de un nuevo pastor, porque el nuestro es legítimamente fiel al Magisterio bimilenario de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Solamente aceptando cuanto Le solicitamos, demostrará Su respeto y Su atención en esta confrontación en nuestra parroquia.

Al mismo tiempo nos dirigimos a usted, don Alessandro, a menos que usted no quiera abandonarnos como el Obispo, y le pedimos que no nos deje solos, perdidos en este momento, hasta que el Obispo justifique Su decisión de alejamiento y de condena hacia su persona sacerdotal, que nosotros como parroquianos- podemos testimoniar-  nunca vimos tratarle como a un “hijo”. En estos años hemos reconocido en don Alessandro a un pastor, a un Padre, que nos ama y que nos ha guiado con todo el corazón. Si él nos deja ahora, nosotros estamos abandonados y perdidos del todo. ¡No nos deje! Quédese aquí hasta que el Obispo nos explique a nosotros los motivos. Y a su Excelencia, le recordamos sus aseveraciones hacia un miembro del Consejo Pastoral que le preguntaba si don Alessandro fue un herético o desobediente. Entonces, Vuestra Excelencia le contestó que no. Y frente a la obediencia de nuestro párroco, ¿querrá Usted condenarlo nuevamente y arrebatarlo de sus parroquianos?

Estamos horrorizados por su decisión, y seguimos preguntándonos cúal sea el grave error cometido por nuestro párroco para ser, de hoy para mañana, removido de la parroquia. Se nos ha dicho que el Obispo ha escrito en el decreto que don Alessandro hace afirmaciones graves en confrontación con el Romano Pontífice que contienen sustanciales refutaciones a la doctrina del Magisterio propuesta por Francisco.Le preguntamos, Monseñor Corrado, ¿qué Magisterio? Porque, si se refiere- como pensamos contextualmente- a la cuestión de la comunión a los divorciados vueltos a casar, entendemos que el obispo Corrado Lorefice unido a algunos de Sicilia, será el primero en Italia que dará la comunión a los divorciados vueltos a casar; sabemos que el Papa todavía no se ha expresado abiertamente del todo, pero ya son bastantes eminentes cardenales esparcidos por el mundo, incluídas algunas Conferencias Episcopales enteras-como la polaca-que han dicho  que nunca jamás podrá darse la Comunión a los divorciados vueltos a casar.  Recordamos también las declaraciones del Cardenal Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien ha confirmado el Magisterio contenido en la Familiaris Consortio. Es un grave deber suyo el de venir a explicarnos si el Magisterio precedente al de Francisco deba considerarse obsoleto.

Por otro lado, si el problema es relativo a la interpretación de la Amoris Laetitia, antes que ser de don Alessandro, el problema es nuestro como fieles, hoy más que nunca confundidos y abandonados frente a una toma de posiciones de este nuevo Magisterio de la Iglesia universal y de una gran porción de Iglesia que está siendo etiquetada como farisea, de corazón duro, de católicos hipócritas fundamentalistas, teniendo todo el derecho a recibir respuestas, no condenas.

La confusión suscitada por la Exhortación Postsinodal “Amoris Laetitia” ha sido creada por diversas autoridades eclesiásticas en el mundo, también por ilustres cardenales de la Iglesia católica, y está a la vista de los ojos de todo el mundo. Tal vez el error de nuestro amado párroco es el de ser un pobre Cristo que dice la verdad, sin los vergonzosos compromisos de gran parte de la jerarquía…..

¿Por qué, entonces, tomarla con este simple y humilde sacerdote que busca únicamente guiar a sus ovejas por el camino de la verdad y de la sana doctrina del Magisterio perenne de la Iglesia?  Su decreto de alejamiento, además de aumentar nuestro dolor, nos deja verdaderamente del todo perdidos y humillados.

Vuestra Excelencia se digne acoger nuestra invitación si verdaderamente está en Su corazón el bien de nuestras almas. Por ahora, nosotros tenemos aquí a nuestro párroco, don Alessandro Minutella, que continua guardándonos y enseñándonos a sacrificarnos como siempre. Él es claramente, un signo profético de lo que comporta hoy defender el Magisterio de la familia según el Evangelio.

 

Nosotros seguimos adelante con María y Jesús.

 

Palermo, a 26 de junio de 2017      El Consejo Pastoral, en nombre de los parroquianos.

Artículo original Stilum Curiae

[Traducción de Como Vara de Almendro]

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: