El Voto de ayer, y los sondeos, ¿dicen algo a los Obispos y Pontífice reinante? Esperemos que sí

Por Marco Tosatti-26 junio 2017- Stilum Curiae

El último sondeo Ipsos afirma que el 54% de los italianos es contrario a la Ius Soli*, la ley sobre la que la Conferencia Espiscopal Italiana, el Vaticano y el actual Pontífice reinante han mostrado aquello que en otros temas y en otros tiempos podría llamarse una interferencia escandalosa, como cuando en fútbol das una patada en la pierna a tu contrincante con el fin de hacerte con el balón, y entonces los laicos nos echamos las manos a la cabeza y “nos tiramos de los pelos”.

Las elecciones administrativas de ayer han rechazado clamorosamente el Partido, con P mayúscula, hacia el cual la Conferencia Espiscopal italiana ha mostrado una forma de colateralidad y proximidad impensables ni en tiempos de la Democracia Cristiana. Basta pensar en la ley sobre las Uniones Civiles, la química Galantino-Cirinnà, por no hablar de las conversaciones del Responsable vaticano por la Familia, el arzobispo Paglia, con el falso de Renzi, repletas de felicitaciones y buenos deseos. Y el silencio sobre una cantidad de temas sensibles relacionados con la escuela y la educación.

Podemos añadir – y esto no es demostrable, pero deben fiarse, si quieren, de mi palabra- la creciente intolerancia que se percibe hacia los comentarios sobre lo social y de quienes están presentes en conversaciones casuales, hacia la obsesiva propaganda a favor de la inmigración predicada por el Pontífice y otros exponentes del mundo católico, tal vez no todos y no siempre desinteresados, como el de los aspectos mundanos y financieros del fenómeno, único en el mundo.

Todos fariseos, duros de corazón e insultantes, ciertamente. Pero también miembros de una comunidad cuya cultura y etnia quizás pudiera merecer respeto, atención y defensa, al igual que los Yanomami y otras culturas sudamericanas.

Tal vez quede la esperanza, pero no demasiada, de que alguno de estos elementos haga reflexionar a la Jerarquía de la Iglesia y la induzca a quitar el pie del acelerador de una demagogia y de un populismo que ya en los años 70 y 80 en América Latina nos mostraba su propia mentira (los resultados, desde el punto de vista eclesial, están a la vista de todos) y que ahora se presentan como modernos y adecuados a los tiempos actuales, como un buen par de pantalones de pata de elefante y color violeta.

Marco Tosatti
Artículo original Stilum Curiae

[Traducido por  Como Vara de Almendro]

Portada: Spaziani

*El Ius Soli es una expresión latina (‘derecho del suelo’). Se trata de un criterio político para determinar la nacionalidad de una persona y dicho criterio se está debatiendo en Italia. La propuesta que se está llevando adelante, es la de permitir a cualquier persona nacida en territorio italiano, por el mero hecho de haber nacido en dicho país, ser considerada legalmente ciudadano italiano. A los encuestados se les ha preguntado si estarían de acuerdo en extender la ciudadanía italiana a los hijos de inmigrantes extranjeros nacidos en el país, con al menos uno de los progenitores con permiso de estadía permanente en Italia. El 54% ha dicho estar en desacuerdo, el 44% estaría de acuerdo, y el 2% no se ha manifestado sobre ello. Por tanto, es claro que el Ius Soli no es bienvenido en Italia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: