El Papa quiere saber, por escrito, a dónde irán este Verano los Cardenales romanos. Tres hipótesis.

POR MARCO TOSATTI. 13 de Junio de 2017

 

Fueron muchos años, si no es que décadas, que esto no sucedía.

 

Los cardenales que hemos consultado, así como otros viejos miembros de la Curia, están humanamente seguros de que esta costumbre no existía durante el reinado de Benedicto XVI; y muy probablemente no sucedía tampoco en aquel mucho más lejano, de San Juan Pablo II.

 

Entonces, eventualmente, habrá que voltear hacia Paulo VI; que como sabemos, nos dejó en 1978.

 

Nos referimos a la carta que, impulsada por la Secretaría de Estado, probablemente impulsada por el Papa, y probablemente impulsada por – ¿quién? Un experto de la Curia, ciertamente – uno de sus consejeros, tal vez aquel dedicado a imitar a Lavrenti Beria[1], ha enviado a los cardenales residentes en Roma.

 

Aquí el texto, que circula desde ayer en la web:

 

A los Eminentísimos Señores Cardenales residentes en Roma – 31 de Mayo de 2017

 

Eminencia,

 

Una noble tradición ha impulsado siempre a nuestros hermanos Cardenales residentes “In Urbe” a indicar al Santo Padre, para el trámite de la Secretaría del Estado, el período de su ausencia de Roma y la dirección de su estancia.

Recientemente el Papa Francisco ha pedido al Decano del Colegio Cardenalicio el querer recordar fraternalmente a cada uno de los Cardenales la oportunidad de continuar con tal práctica, tanto más en el caso de una prolongada ausencia de Roma.

De mi parte, cumplo gustoso tan venerado encargo, seguro de la máxima consideración se querrá darle.

 

Quiero aprovechar, finalmente, la ocasión para saludarle cordialmente en el Señor y desearle todo bien.

 

 +Angelo Card. Sodano

 

Son obligadas algunas reflexiones. La primera: es una precaución que podría tener sentido cuando no había internet, teléfonos móviles, y todas las otras benditas diabluras que hacen de nuestra vida un eterno presente. Así como cuando no existían los vuelos intercontinentales que en unas pocas horas pueden llevarnos de vuelta a la Ciudad eterna…

 

Y después: si se tratara de un Pontífice que constantemente recurre al consejo de sus purpurados romanos, se podría pensar que: está ansioso, que no quiere privarse de la posibilidad de un encuentro con – digamos – Burke, más que con Sarah, para tener su punto de vista sobre problemas candentes. Pero no parece ser el caso. El Prefecto de la Congregación tiene sus dificultades para obtener una audiencia; y en cuanto a Burke, había solicitado una hace un mes, creo que aún sin fortuna… en suma, por lo que se refiere a decisiones, trabajos e iniciativas, el que sean o no residentes de Roma da exactamente lo mismo.

 

Tal vez el Pontífice quiera hacer algún anuncio particularmente importante durante este período [de verano], y quiere una platea noble y concurrida.

 

De lo contrario, ¿qué interés puede tener el Sumo Pontífice en saber si uno de sus cardenales está en las aguas de Fiuggi en vez que en las de Montecatini? Poco. Pero puede estar interesado – él o su grupo de gobierno y gestión – en saber si un purpurado dará una conferencia en alguna universidad, o si está invitado a hablar en determinada orden religiosa, o así. En suma, desde el momento en que ya la perplejidad, en particular ante Amoris Laetitia, esta herida abierta y sangrante en la Iglesia, es motivo de conferencias, encuentros, seminarios, etc., que son expresadas y manifestadas, tal vez haya algún curioso interesado en monitorear por anticipado ciertos recorridos y a ciertos cardenales. Quisiéramos equivocarnos pero, ya el ambiente, y los protagonistas, justifican ampliamente ciertas sospechas. Veremos si alguna conferencia se cancela repentinamente…

 

Marco Tosatti

 

Traducción de Dominus Est

http://www.marcotosatti.com/2017/06/13/il-papa-vuol-sapere-per-iscritto-dove-vanno-i-cardinali-romani-destate-chissa-perche-tre-ipotesi/

[1] Lavrenti Pávlovich Bériya; (Merkheuli, Ókrug de Sujumi, Imperio ruso17 de marzojul./ 29 de marzo de 1899greg.-Moscú, RSS de Rusia, Unión Soviética, 23 de diciembre de 1953) fue un dirigente político comunista de la Unión Soviética y jefe de la policía y el servicio secreto (NKVD) desde 1938 hasta 1953.

Suele ser asociado con los arrestos y ejecuciones masivos llevados a cabo durante la Gran Purga. Sin embargo, asumió el mando de la NKVD en la etapa final de la purga. Beria alcanzó su apogeo durante la Segunda Guerra Mundial, hasta la muerte de Stalin; posteriormente fue juzgado y ejecutado, en circunstancias poco claras, a instancias de Nikita Jrushchov y sus seguidores, que lo veían como el principal obstáculo a la desestalinización.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: